Enfermedad periodontal. Cómo saber si tus dientes están en peligro

Enfermedad periodontal. Cómo saber si tus dientes están en peligro

La periodontitis es una enfermedad que afecta a los tejidos que rodean el diente, el hueso y la encía. Es una enfermedad bacteriana, crónica y mutilante ya que termina con la pérdida de los dientes.

Síntomas más frecuentes

Los síntomas de la enfermedad periodontal son:

– Sangrado de las encías.
– Encías separadas.
– Sensación de dientes flojos.
– Mal aliento persistente.
– Cambio en la mordida.
– Cambio en el ajuste de las dentaduras parciales.

Causas que provocan la enfermedad periodontal

Las causas que producen periodontitis son:

– Bacterias patógenas.
– Factores genéticos.
– Consumo de alcohol.
– Consumo de tabaco.
– No cepillarse los dientes.
– Tener los dientes mal alineados.
– Consumir ciertos medicamentos.
– Enfermedades como al diabetes.

Evita la caída de los dientes manteniéndolos saludables

Para evitar la enfermedad periodontal y con ella la pérdida de los dientes es fundamental tener la boca saludable. Para ello debes lavarte los dientes al menos dos veces al día y utilizar con regularidad el hilo dental y los cepillos interdentales. Es recomendable utilizar estos accesorios al menos por la noche.

Sigue una dieta equilibrada y trata de eliminar el consumo de tóxicos como puede ser el tabaco.

Identifica el riesgo en tu propia boca

Las personas que sufren periodontitis o que tienen riesgo de sufrirla presentan enrojecimiento e inflamación en algunas zonas de las encías. Si se separan de los dientes puede ser que estén afectadas.

Otra señal de periodontitis es el sangrado de las encías. El sangrado suele coincidir con las zonas donde se acumula más sarro.

Es muy importante que prestes atención a todos estos síntomas porque a largo plazo pueden acabar con la pérdida de los dientes.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





Todo lo que hay que saber sobre los empastes en los dientes de leche de los niños

Todo lo que hay que saber sobre los empastes en los dientes de leche de los niños

Los dientes y muelas de leche, igual que los definitivos, tienen una serie de funciones que cumplir: masticar (incidir, cortar, moler), servir de apoyo en la pronunciación de ciertos sonidos, y también una función social, pues intervienen en la sonrisa, en la autoestima.

Seguramente será injusto pero cuando en la fila del colegio vemos que un niño tiene los dientes negros no nos causa muy buena impresión. Finalmente, los dientes de leche están guardando el espacio que necesitarán los definitivos.

Qué hacer si aparece una caries en los dientes de leche

Cuando a un diente de leche le sale una caries no sólo se puede sino que se debe arreglar, en la medida de lo posible. Empastar un diente consiste en eliminar el tejido en mal estado y sustituirlo por un material artificial que permita al diente seguir realizando su función. Es sorprendente cómo el tejido más duro que existe en el organismo, mucho más que los huesos, se queda con la misma consistencia blanda y pegajosa que tiene la miga de pan cuando es atacado por las bacterias.

Después de limpiar colocamos un material artificial en estado deformable (como plastilina) y que quede endurecido en ese hueco que hemos limpiado previamente. Normalmente endurecen gracias a la luz emitida por una lámpara especial.

Cómo se empasta un diente de leche

La técnica utilizada variará dependiendo de cuánto diente se ha perdido y de la edad  y colaboración del pequeño paciente. En niños muy pequeños se realizan técnicas que la OMS reconoce como ART o (TRA en español, ‘técnicas de restauración atraumática’), que consiste en limpiar con un instrumento muy pequeño llamado cucharilla, sin turbina (‘torno’), y sin anestesia porque limpiando manualmente nos evitamos todas las molestias que implica la utilización de instrumental rotatorio. Es decir, ‘rascamos’ el tejido en mal estado y no es necesario ni la anestesia, ni el torno ni sprays con agua, cosas que incomodan mucho a los niños pequeños.

Colocamos un material a base de cemento de vidrio, que tiene la ventaja de que libera flúor en los límites entre empaste y diente y dificulta así que salga una nueva caries alrededor del empaste. Pero nunca puede considerarse que estas restauraciones sean definitivas. Ayudan a disminuir el progreso de la caries, pero no restituyen la anatomía ni la estética,cosa que sí se puede conseguir en niños mayores.

En niños mayores sí hay que anestesiar porque vamos a entrar en zonas de la muela ya más profundas. Vamos a intentar limpiar mucho mejor, necesitamos más tiempo de trabajo y mejores condiciones. El material empleado normalmente es composite, que se inserta por capas en el interior del diente y cada capa se endurece con la lámpara por separado.

En cualquiera de los casos un diente con caries o un diente empastado son factores de riesgo para caries futuras. Es imprescindible una visita al dentista cada 6 meses para asegurarnos de que no vayan a salir caries. Cuanto antes salen, peor pronóstico tienen.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





Malos hábitos que perjudican la salud dental de nuestros hijos

Malos hábitos que perjudican la salud dental de nuestros hijos

Los niños deben cuidar su boca desde pequeños. Podemos ayudar a nuestros hijos enseñándoles a abandonar malos hábitos que dañan sus dientes y a adoptar una higiene adecuada. Nuestro ejemplo, como en todo, es fundamental.

El cuidado de la boca no empieza con la primera caries. Es importante vigilar la salud de los dientes desde el primer momento: prevenir problemas dentales es mucho más sencillo que curarlos. Para lograrlo debemos erradicar los malos hábitos (algunos compartidos por padres e hijos) y animar a nuestros hijos a adoptar rutinas básicas de higiene. ¿Cuáles son los malos hábitos para los dientes más frecuentes?.

Una higiene dental deficiente

No cepillarse los dientes después de cada comida o hacerlo insuficientemente está en el origen de las temidas caries, porque permite que el azúcar se quede demasiado tiempo en la boca

Cómo actuar
  • Cepillarse los dientes justo después de cada comida (imprescindiblemente por la noche) y, si es posible, también después de comer productos dulces.
  • Utilizar cepillos y pastas infantiles, con menos flúor que las de los adultos, hasta los doce años. Un exceso de flúor puede generar antiestéticas manchas en los dientes.
  • Hay que cepillarse durante al menos cinco minutos y siempre desde la encía al diente. Solo en las caras triturantes de las muelas está aconsejado el cepillado lateral.
  • Si el niño come esporádicamente en un lugar donde no puede lavarse los dientes (como una excursión) podemos darle una manzana de postre, o caramelos o chicles anticaries, como solución puntual.

Chuparse el dedo

La presión continuada del dedo en el cielo de la boca deforma la arcada dentaria superior. Si el hábito se abandona pronto lo normal es que, con el crecimiento, el paladar recupere su forma original de manera espontánea. Si el niño sigue chupándose el dedo pasados los cuatro años, tiene más posibilidades de necesitar ortodoncia en el futuro. Con el chupete también se ejerce una presión continua en el paladar superior con los mismos resultados. No obstante, hay chupetes anatómicos que pueden minimizar los efectos.

Cómo actuar

El reflejo de succión calma al niño. Por eso, cuando no abandona el hábito espontáneamente hay que preguntarse si está ansioso o tiene problemas. La educación y la paciencia son más efectivas que cualquier líquido de sabor horripilante. Los métodos como impregnar el dedo con un líquido amargo o recriminar insistentemente esta costumbre son ineficaces.

Mojar el chupete en azúcar

Cada vez es menos frecuente, pero aún existe la costumbre de mojar el chupete en azúcar (o miel, que está contraindicada en los primeros meses) para calmar a los más pequeños. Es una pésima costumbre que puede generar numerosas caries infantiles.

Cómo actuar

No hacerlo. Podemos calmarlo paseándolo, jugando con él…

Dieta con exceso de azúcares

Tanto los azúcares refinados como los alimentos muy ácidos (ciertos zumos de frutas, por ejemplo), ponen en peligro la salud de los dientes. Si los tomamos, deberíamos cepillarnos los dientes inmediatamente después.

Cómo actuar

A partir de los tres años podemos sustituir las golosinas por frutos secos. Si no las podamos evitar, animaremos al niño a cepillarse los dientes lo antes posible. Haremos lo mismo con los dulces, mejor artesanales que industriales y los reservaremos, igual que los zumos, para momentos ocasionales. Es mejor darles la fruta entera porque tiene menos azúcares, y más vitaminas, minerales y fibra, y ayuda a la autolimpieza de la boca.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





Las muelas del juicio y sus mitos

Las muelas del juicio y sus mitos

Los terceros molares suelen aparecer alrededor de los 18 años, cuando se supone que la persona ha alcanzado cierta madurez. Por eso se llaman muelas del juicio. Pero lo que creemos saber sobre ellas no siempre se ajusta a la realidad.

Los terceros molares, también denominados cordales o muelas del juicio son motivo de desvelos en un buen número de casos. De hecho, constituyen uno de los problemas de salud bucodental más frecuentes en los adultos. Sin embargo, a otras personas estas piezas dentales les salen sin causar ningún problema. Por último, hay un tercer grupo en el que nunca llegan a erupcionar.

Hoy vamos a hablar sobre algunos mitos al respecto de las muelas del juicio que seguro, alguna vez se te han pasado por la mente:

La mayoría tiene cuatro, pero no siempre

La especialista añade que, con la masticación, los dientes se van desgastando tanto por la parte por la que masticamos como por la que se halla entre los dientes.

Las muelas del juicio, al igual que el resto de los dientes, van avanzando para cubrir ese desgaste. Es un rasgo evolutivo ir perdiendo poco a poco las muelas del juicio, puesto que actualmente los huesos maxilares son más pequeños y el desgaste que hacemos con la alimentación no requiere que tengamos que utilizar también esa muela.

No existe un patrón a la hora de extraerlas

Si una muela del juicio se queda dentro del hueso, no da problemas, no necesita tratamiento, no se requiere ninguna prótesis ni hay nada que vaya a molestar en la zona, no es recomendable extraerla.

Para sacar las muelas del juicio en ocasiones hay que quitar hueso y requiere un postoperatorio. No es complicado pero sí un poco molesto.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





Consejos básicos para conseguir unas encías sanas en los niños

Consejos básicos para conseguir unas encías sanas en los niños

Mantener unas encías sanas y fuertes desde la infancia es imprescindible para asegurar la buena salud e higiene dental de los más pequeños. Hoy os dejamos con 10 consejos básicos para lograr esta proeza:

1. Aprende a explorar las encías de tus hijos: una boca sana comprende la parte blanca: los dientes, y la parte rosa: las encías y mucosa

2. Ten siempre presente que la prevención de las enfermedades periodontales del niño repercutirán sobre su salud odontológica y general cuando sea adulto

3. Si al salir los dientes temporales, tu hijo sufre malestar, no utilices productos con lidocaína o benzocaína, para aliviarles utiliza métodos tradicionales como mordedores

4. Una encía sana es de color rosa, firme y adherida a los dientes; una encía que ha cambiado su color (ha oscurecido), pierde su consistencia (movilidad dental) y sangra es una encía enferma

5. El cepillado es la clave de la prevención; convierte ese momento, en un momento de juego y diversión con tus hijos

6. Cepíllale los dientes, al menos, dos veces al día

7. Utiliza reveladores de placa que te permita valorar cómo le estás cepillando los dientes a tu hijo, y como lo está haciendo él

8. No olvides observar a tu hijo en busca de hábitos que puedan tener repercusiones en su boca y en su encía como dañarse mordiendo bolígrafos o juguetes

9. Si padeces periodontitis (enfermedad de las encías) es conveniente que tu hijo entre en un programa preventivo, la periodontitis se contagia de padres a hijos por medio de la saliva

10. Las visitas periódicas a tu dentista y periodoncista te ayudarán a mantener la salud de las encías de tus hijos.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





Cómo prevenir las caries en los niños

Cómo prevenir las caries en los niños

Según algunos estudios, los niños tienen un promedio de tres dientes con caries, perdidos o empastados. ¿Qué pueden hacer los padres para reducir los riesgos?:

Evitar las bebidas y refrigerios azucarados

La caries dental es causada por el consumo frecuente de demasiados alimentos y bebidas azucaradas.

La Fundación Británica de Nutrición aconseja tratar de limitar los alimentos y bebidas que contienen azúcar a las horas de las comidas.

“Cuanto más a menudo tome el niño alimentos o bebidas azucaradas, más probabilidades tendrá de tener caries (los dentistas recomiendan que los niños no ingieran alimentos y bebidas que contienen azúcar más de cuatro veces al día)”.

Los alimentos que contienen azúcar como dulces, mermeladas, pasteles, galletas, postres y helados, no deben darse con demasiada frecuencia y se deben mantener sólo a la hora de comer.

Los expertos sugieren ofrecer aperitivos, tales como frutas y verduras crudas, incluidas las mandarinas, plátanos, trozos de pepino o zanahoria.

Otros aperitivos saludables incluyen tostadas, galletas de arroz y palomitas de maíz.

Dar agua y leche

“Los jugos de fruta azucarados dirigidos a los niños muy pequeños no son necesarios y se deben evitar”, dice Mel Wakeman, experto en nutrición de la Universidad de Birmingham City.

“El agua y la leche para los menores de tres años son la mejor opción”, dice.

“La lactancia materna proporciona la mejor nutrición para los bebés, y las mejores bebidas para los niños pequeños de uno a dos años son la leche entera y el agua y de dos años de edad en adelante la leche semidesnatada y agua, siempre y cuando el niño sea de buen comer. ”

Los nutricionistas recomiendan no añadir azúcar a los alimentos o bebidas de destete.

Sustituir el biberón por vasos a partir del año

Tomar las bebidas azucaradas en biberones y vasitos con tapa aumenta aún más el daño causado a la dentadura, en particular a los dientes delanteros.

Se aconseja a los padres que animen a sus hijos a beber de una taza de flujo libre a partir de los seis meses de edad y dejen de alimentarles con biberón a partir de los 12 meses de edad.

Cepillar los dientes dos veces al día

Un cepillado a fondo durante dos minutos, dos veces al día, una de ellas antes de acostarse, ayuda a prevenir la caries dental, dice la Fundación Británica de Nutrición.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





Os presentamos a Alejandra, la gran ganadora de nuestro flamante sorteo de tratamiento dental gratuito hasta los 16 años

Os presentamos a Alejandra, la gran ganadora de nuestro flamante sorteo de tratamiento dental gratuito hasta los 16 años

Desde que comenzara su andadura hace ya más de 30 años, en Doctores Jiménez siempre hemos basado nuestro trabajo y dedicación diarias en ofrecer un servicio con plenas garantías de satisfacción y que genere confianza mutua para con nuestros clientes, pues más que clientes como tal, forman parte de nuestra familia y quehaceres cotidianos.

Y una parte muy especial de nuestro trabajo, conlleva la felicidad de saber que hacemos felices a los más pequeños de la familia, junto con sus padres; y la mejor prueba de ello es Alejandra, la gran ganadora de nuestro sorteo de tratamiento dental integral que recientemente celebramos y que nos enorgullece poder llevar a efectos prácticos reales.

Feliz y contenta de su premio, que luzca su mejor sonrisa es nuestro objetivo de aquí en adelante. Muchas gracias a tod@s los que habéis participado en este sorteo y por supuesto, a tod@s los que confiáis vuestra mejor sonrisa y salud dental en nuestros profesionales.

No olvides que en Doctores Jiménez trabajamos por y para tu salud, y te atendemos para toda información que necesites:

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* campo requerido




Cómo cepillarse los dientes correctamente

Cómo cepillarse los dientes correctamente

¿Pasas horas enfrente del televisor pero siempre te da flojera darle 15 minutos al cuidado de tu boca? Sigue estos sencillos tips y tú y los que te rodean notarán una enorme diferencia en el aspecto de tu boca.

1. Cepilla tus dientes al menos dos veces al día, en la mañana y en la noche. Recuerda que cepillar los dientes antes de ir a la cama es una de las acciones más importantes para gozar de una vida saludable. Si lo haces todas las noches evitarás padecer muchas infecciones y problemas de salud.

2. Utiliza un cepillo dental suave, que de preferencia tenga una forma redondeada en las puntas de las cerdas y que la cabeza sea lo suficientemente pequeña como para alcanzar todas las zonas de los dientes y boca. Reemplaza tu cepillo cada 3 o 4 meses.

3. Coloca el cepillo en un ángulo de 45 grados, exactamente donde los dientes se encuentran con las encías. Ejerce presión con firmeza y gentilmente mueve el cepillo de arriba a abajo realizando movimientos circulares. No frotes mucho. Un cepillado con mucha fuerza puede separar las encías de los dientes y esto podría rayar su esmalte.

4. Cepilla toda la superficie de los dientes, lengua y mejillas. Pon especial atención al frente de los dientes y a toda la superficie de las muelas.

5. Cepilla muy bien tu lengua de atrás para adelante. Algunas personas agregan un poco de pasta de dientes sobre el cepillo para hacerlo. Cepillar la lengua ayuda a prevenir la placa bacteriana que es la causante del mal aliento. Algunos cepillos ya tienen cerdas o material específico para usarse sobre esta zona.

6. Utiliza hilo dental al menos una vez al día. El tipo de marca que elijas no es muy significativo. Escoge una marca y un sabor que sean de tu agrado.

7. Existen muchas técnicas para hacer un buen uso de hilo dental. Una de las más fáciles consiste en cortar un pedazo de hilo de aproximadamente 30 cm y hacerle un nudo al final uniendo los dos extremos para formar un círculo. Esto te será de ayuda al momento de pasar el hilo entre los dientes y evitar que te lastimes las encías tratando de alcanzar los lugares más lejanos.

8. Con mucho cuidado utiliza el hilo dental entre los dientes hacia las encías. Procura doblar el hilo entre cada diente formando la forma U y deslízalo de acuerdo a la forma de tus encías de arriba a abajo para remover la placa formada. Si tus encías sangran un poco al hacerlo, la sangre ira desapareciendo con el tiempo cuando tus encías sean más saludables.

Y recuerda!!. Revisa el estado y la salud de tus dientes siempre en Centro Dental Doctores Jiménez

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





6 alimentos y bebidas que pueden estar dañando tus dientes

6 alimentos y bebidas que pueden estar dañando tus dientes

La principal causa de las caries, que son básicamente orificios en los dientes, es el ácido que se encuentra en los dientes y desgasta el esmalte con el tiempo. Los alimentos, desde los dulces azucarados hasta los hidratos de carbono a base de almidones, se disuelven en azúcares que se convierten en ácido corrosivo en la boca, y atacan a los dientes y debilitan su fuerte carilla. Para mantener los dientes fuertes y el esmalte intacto, evita estos alimentos dañinos o, cuando es absolutamente necesario ceder, asegúrate de enjuagarte la boca dos veces al día con un enjuague bucal que limpie la placa o de cepillarte los dientes.

En alguna ocasión ya os hemos comentado algunos consejos para mantener una correcta y buena salud bucal, y en la misma línea, hoy os traemos información sobre 6 alimentos y bebidas que debemos evitar en la medida de lo posible si queremos lucir una sonrisa sana y reluciente:

Bebidas ácidas

Los zumos, las bebidas energizantes y todas las gaseosas (incluidas las dietéticas) están llenos de azúcar y ácido, lo que representa malas noticias para los dientes. Si deseas beber algo que no sea agua, busca marcas que no tengan azúcares agregados o agrega un poco de frutas o verduras, como sandías o pepinos, al agua simple de antaño para obtener un sabor refrescante que sea menos perjudicial. También considera diluir el jugo con agua para que sea menos perjudicial para los dientes.

Caramelos

Como podrías adivinar, los caramelos azucarados y duros como una piedra que chupas durante un largo tiempo, o que rompes en pedazos con los dientes, hacen un hueco grave en el esmalte y ponen en peligro la salud de los dientes. Los caramelos están llenos de azúcar que se adhiere a los dientes y tarda un largo tiempo en disolverse, lo que expone a las encías y a los dientes al azúcar perjudicial.

Pasteles y dulces en general

Este gusto, o cualquier otro dulce que contenga una gran cantidad de azúcar, representan un problema para los dientes. Los dulces pegajosos son los peores agentes responsables, e incluso las frutas secas, como los albaricoques secos, pueden ser una molestia para el esmalte dental. Los alimentos que se adhieren fácilmente a los dientes y se meten entre las encías y los dientes permiten que los azúcares ataquen el esmalte y sean difíciles de quitar. Limita la cantidad de dulces que consumes, y cuando lo hagas, trata de cepillarte los dientes después para minimizar el daño.

Pasta

Los alimentos a base de almidones, como las pastas, el arroz e incluso las papas, dañan los dientes porque se metabolizan en azúcares que producen ácidos que desgastan el esmalte dental.

Hielo

Masticar hielo y otras sustancias duras potencialmente puede romper tu esmalte, dejando expuestos los dientes. También deben evitarse otros hábitos perjudiciales que involucran a la boca, como abrir botellas y bolsas de papas fritas con los dientes.

Frutos secos duros

Además de que es posible que se raje el esmalte, masticar frutos secos duros también puede dañar los implantes dentales, las dentaduras postizas y los aparatos de ortodoncia. Intenta comer trozos más pequeños de frutos secos particularmente si son duros, o comer frutos secos molidos en mantequillas o productos para untar, como mantequilla de anacardo.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





 

10 consejos para mantener una buena salud dental

10 consejos para mantener una buena salud dental

Cuidar de tu salud dental es muy importante para poder lucir unos dientes perfectos y sanos. Tampoco cabe la menor duda de que para mantener la salud de nuestra boca es importante acudir al dentista para hacernos revisiones regularmente y evitar la aparición de cualquier tipo de problemas o de enfermedades graves en tus dientes.

Tu higiene bucal es importante para ti, refleja parte de tu personalidad y es un arma seductora importante porque, ¿quién nunca se ha fijado en una sonrisa bonita y en unos dientes blancos y cuidados?. Cuidarse la boca de una manera adecuada es una buena inversión en salud para un futuro.

En este post te vamos a dejar unos consejos para una buena prevención de la salud dental.

  1. Visita al dentista: esto es fundamental. Al menos una vez al año acude a tu dentista para que te haga un chequeo completo y una limpieza, así te podrá informar de cuál es el estado de tu salud dental y si has de prestar atención a algún detalle en particular.
  2. Cepíllate los dientes: el cepillado de los dientes es básico para la limpieza de los mismos o para prevenir la aparición de otros problemas, como el mal aliento. Tienes que hacerlo al menos tres veces al día: en el desayuno y tras la comida y la cena.
  3. Cepíllate de la manera adecuada: la manera más adecuada es mediante movimientos cortos, elípticos y suaves, pasando por cada diente. Es importante que prestes atención a la fuerza con la que te cepillas los dientes ya que si te los lavas muy a menudo y con mucha fuerza, puedes sufrir problemas en las encías.
  4. Elegir bien la pasta de dientes sí es importante: Hay mucha gente que piensa que no, pero no todas las bocas son iguales, ni su saliva tiene el mismo PH. Por lo que deberías preguntar a tu dentista cuál es la mejor para ti. En general, si llevan flúor mejor, ya que así prevendrás la aparición de caries. Si ya tienes alguna enfermedad o algún tipo de problema en las encías o en los dientes, deberás comprar una pasta de dientes que se adapte bien a tu problema.
  5. Cambia el cepillo: si usas un mismo cepillo durante más de 6 meses, el cepillado no será efectivo. Los dentistas profesionales recomiendan cambiar el capillo cada tres meses para evitar afecciones periodontales. ¿Sabes cuánto tiempo llevas usando tu cepillo?
  6. Pásate el hilo dental: para completar tu limpieza, aparte de usar el cepillo, pásate el hilo dental entre los dientes. Esto eliminará las bacterias o restos de comida que queden entre ellos.
  7. Mastica un chicle: si por cualquier causa no puedes limpiarte los dientes porque has comido fuera o te ha sido imposible, consigue un chicle sin azúcar, no tiene la misma función que el cepillado de dientes, pero si te pueden servir para un apuro.
  8. No olvides los enjuagues bucales: estos, al igual que el hilo dental, complementan la limpieza de tu boca. Evitan patologías y afecciones bucales.
  9. Mantén una dieta equilibrada y sana: la alimentación diversa y sana también ayuda a mejorar el sistema inmunológico para que tenga defensas suficientes contra los virus que quieran penetrar tu cuerpo.
  10. Mejor el cepillo eléctrico: si tienes opción a utilizar este tipo de cepillos aprovéchalo.  Limpian mucho mejor que los convencionales e incluso, algunos, hasta te informarán cuando llevas más de dos minutos cepillándote los dientes, que es lo recomendado.

Estos son los diez consejos que te ofrecemos desde Centro Dental Doctores Jiménez. Queremos ayudarte a que luzcas una dentadura perfecta y llevamos más de 30 años logrando sonrisas sanas y relucientes. Llámanos e infórmate ahora sin compromiso.

 

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required