Por qué debemos usar hilo dental en nuestra higiene diaria

Por qué debemos usar hilo dental en nuestra higiene diaria

Generalmente, cuando los dentistas preguntamos a nuestros pacientes si utilizan hilo dental, la respuesta suele ser negativa. El hilo dental no es muy utilizado normalmente, sin embargo es una gran ayuda en cuanto a la eliminación del sarro y de placa bacteriana entre los dientes, lo cual favorece la prevención de caries, mal aliento (halitosis), etc…

A continuación veremos las ventajas que nos aporta el uso del hilo dental.

¿Qué es el hilo dental?

El hilo dental o seda dental es un conjunto de filamentos unidos que se utiliza para retirar pequeños trozos de comida y la placa bacteriana formada entre los dientes.

El hilo dental está compuesto por delgados filamentos de plástico o nylon y puede estar protegido por una capa de cera para hacer que resbale más dando más seguridad a la hora de su utilización.

¿Qué tipo de hilos dentales hay?

Existen cuatro tipos de materiales para la creación de la seda dental, que dan lugar a distintos “tipos” de seda dental:

  • Superfloss: Se utiliza exclusivamente cuando se tiene implantes dentales en la boca, pues con este material no se dañan los implantes.
  • Goterex: Es un material muy resistente por tanto es muy difícil su rotura mientras lo estamos utilizando.
  • Ultrafloss: Fabricado con nylon con un segmento de estructura esponjosa que hace que según la tensión que empleemos cambiará su grosor.
  • Vitis suave: El hilo dental tiene una capa de cera que hace que resbale más por la superficie de los dientes evitando así provocarnos lesiones.

Ventajas del hilo dental

  • Disminuye considerablemente la cantidad de bacterias que producen caries y enfermedades de las encías.
  • Elimina restos de alimentos que se quedan en nuestros dientes y nos producen mal aliento.
  • Limpia zonas a las que el cepillo no llega.
  • Para un correcto uso de la seda dental se necesita practica por eso un uso diario es fundamental para aprender.
  • Combinado el cepillado, el uso del hilo dental y un enjuagado te ayudará a mantener una fantástica higiene dental.

¿Cómo es su correcto uso?

  • Debemos cortar un trozo de unos 40 cm aproximadamente y se enrolla cada extremo en tus dedos (índice o anular).
  • Le daremos tensión a la seda dental y lo pasaremos de arriba a abajo entre lo dientes.
  • Debemos llegar hasta el final del diente pero con cuidado de no dañar nuestras encías.
  • Ve cambiando de posición el hilo dental según cambies de diente.
  • Al ir sacando el hilo o seda dental debes hacerlo de la misma manera de atrás hacia adelante.

 

Mitos y leyendas acerca de los implantes dentales

Mitos y leyendas acerca de los implantes dentales

Reír tranquilo, luciendo una dentadura perfecta, es para algunos algo normal. Para otros, esto es sólo posible a través de los implantes dentales. Hoy, en nuestro post, queremos compartiros aquellas realidades, mitos y falsas leyendas acerca de dichos implantes.

Realidades de los implantes dentales

Un implante dental es un cono o cilindro de titanio con rosca externa o liso, que se introduce en el hueso sustituyendo la raíz del diente perdido. Está recubierto por distintas sustancias para permitir la oseointegración (unión del implante al hueso).

Los implantes dentales se colocan en el maxilar a través de una intervención con anestesia local y actualmente se utiliza ampliamente en la odontología moderna.

Si la persona no ha cuidado sus dientes y no tiene intención de modificar sus hábitos de cepillado e higiene, el pronóstico del implante es negativo. Si perdió sus dientes por paradentosis o periodontitis, se deberá evaluar el caso.

Si en cambio fue por caries o traumatismo, y el nivel de higiene es el adecuado, el pronóstico es favorable.

En Doctores Jiménez, uno de los principales referentes del sector dental en Sevilla, nuestra tasa de efectividad y satisfacción de los clientes con sus tratamientos e implantes dentales está en primera línea respecto de otras clínicas con servicios similares. Además, y sólo por tiempo limitado, contamos con tarifas y promociones especiales para que puedas acceder a tus implantes y destaques dentales sin que ello suponga un esfuerzo excesivo para ti y tu bolsillo. 

Mitos de los implantes dentales

• Los implantes dentales puede producir reacción alérgica o rechazo.

En realidad no existe la alergia al titanio. Lo que puede ocurrir es que no se logre oseointegración, es decir que el implante dental no se suelde con el hueso. Afortunadamente ocurre en muy pocos casos, del 0,3% al 3% de los casos aproximadamente. Cuando la oseointegración ocurre el implante queda fijo y muy firme, cumpliendo funciones de un diente o molar natural, para que esto suceda hay que esperar de 4 a 6 meses.

• Los implantes dentales son sólo para gente mayor que ya perdió su dentadura.

Cualquier persona que tenga su dentición desarrollada (a partir de los 18 años) puede tener un implante dental aunque “hay que merecerlo”. Cada persona que invierte tiempo y ganas en esto, debe ser consciente de que hay que mantener metódicos hábitos de higiene.

• Quienes sufran ciertas enfermedades no pueden tener implantes dentales.

Ni siquiera en casos de diabetes, periodontitis, hipertensos, osteoporosis, enfermos cardíacos hay limitaciones. Pero siempre se busca que la persona esté compensada y se pide autorización escrita al médico que atiende su caso. También se han colocado implantes dentales en pacientes que han sido irradiados por carcionomas, sin que se presentaran dificultades ni problemas luego de una metódica anamnesis y análisis de datos.

Mentiras acerca de los implantes dentales

La colocación de implantes dentales tiene un alto costo porque es sumamente cara la adquisición de stock de piezas para colocarlos, así como los elementos y materiales que se utilizan antes y durante la cirugía de aplicación. Un valor agregado significativo es la capacitación del profesional, quien debe realizar constantemente cursos de actualización en el tema. De él y de sus conocimientos depende el éxito del diagnóstico y tratamiento.

El costo de los implantes dentales también es representativo en aquellos que cumplen todos los requisitos internacionales de control de calidad, en tratamientos de superficie, esterilización, compatibilidad de las partes y disponibilidad de stock en el país y el exterior.

Cuando una persona opta por colocarse un implante dental y cambia su lugar de residencia o de profesional, es importante que sepa que tipo de conexión tiene el implante, y si esa conexión es estandar o especifica de una determinada marca de implantes dentales.

Consejos para unas encías sanas y saludables

Consejos para unas encías sanas y saludables

¿Te sangran las encías durante el cepillado? Probablemente es señal de que algo no va bien en tu salud bucodental. Cuidar las encías adiario es clave para prevenir el desarollo de las enfermedades periodontales. Pero, ¿Cómo mantener unas encías más sanas?

Mantener las encías sanas es clave para evitar las enfermedades periodontales: gingivitis y periodontitis. Estas patologías provocan la inflamación y el sangrado de las encías y en los casos más graves pueden suponer la pérdida del diente. En la mayoría de casos el origen de estas complicaciones se encuentra en la acumulación de placa bacteriana por una higiene oral deficiente. Así, evitar su desarrollo se basa en realizar una buena prevención.

Existen diversas pautas a seguir para mantener unas encías sanas día a día:

Escoger bien los productos de higiene

En la actualidad existe mucha variedad de productos de higiene bucodental. Decidirse por uno a menudo es difícil y no siempre escogemos los productos más indicados para nuestra sonrisa. Un truco para tomar la decisión correcta es prestar atención a nuestra salud bucodental: no es lo mismo tener los dientes sensibles que las encías inflamadas por gingivitis. En todos los casos se recomienda que los productos incorporen flúor. Este mineral ayuda a fortalecer el esmalte y lo protege del desarrollo de patologías como la caries dental. Si tienes cualquier duda sobre los productos de higiene, lo mejor es consultarlo con el dentista de confianza.

Mantener una buena alimentación

Una alimentación adecuada ayuda a cuidar las encías. Se recomienda incorporar alimentos ricos en vitamina C, así como evitar alimentos excesivamente azucarados y los ácidos. Este tipo de alimentos erosionan el esmalte y las encías y además favorecen el desarrollo de caries dental. Para mantener las encías sanas también se recomienda evitar el hábito de picar entre horas.Los alimentos más consumidos en este tipo de hábitos son los azucarados, como por ejemplo galletas o pastas. Si no puedes evitar picar entre horas, es mejor sustituir este tipo de alimentos por otros más saludables, como una pieza de fruta.

Rutina de higiene bucodental

Muchos casos de gingivitis y periodontitis se pueden evitar con una prevención basada en una buena rutina de higiene bucodental. De hecho, durante la rutina de higiene se pueden detectar de forma precoz los principales síntomas de estas patologías: inflamación, sangrado… Por ello es esencial lavarse los dientes después de cada comida. Para conseguir una limpieza gingival más profunda es recomendable potenciar la higiene interproximal, mediante técnicas como el hilo dental y el enjuague bucal.

Cómo prevenir la enfermedad periodontal

Cómo prevenir la enfermedad periodontal

La afectación que sufren las encías por cuenta de una enfermedad periodontal puede prevenirse. Aquí encontrarás recomendaciones que te ayudarán a evitar este trastorno en tu boca, así como mantener la salud oral en general.

Higiene oral adecuada

La acumulación de placa bacteriana y sarro que causan la enfermedad periodontal puede evitarse mediante apropiados hábitos de higiene oral, esto incluye una adecuada técnica de cepillado y el uso de la seda dental.

Hay casos en los que es mucho más agresiva la enfermedad en niños y en adolescentesque en pacientes adultos.

Incluso, la higiene con el cepillo y la seda dental debería ser suficiente para controlar la enfermedad cuando se encuentra en una etapa inicial. Así, el paciente que tiene solo inflamación, debe cepillarse con movimientos muy precisos, yendo siempre hacia abajo con las cerdas, mover la muñeca antes que con los dedos el cepillo; la seda dental debe abrazar el diente que se va a limpiar y hacer un barrido del mismo zona por zona, hacia atrás y hacia adelante.

Asimismo, debes estar pendiente cuando las cerdas empiezan a abrirse. En ese estado el cepillo no resulta apropiado para remover la placa bacteriana, por eso debes cambiarlo prontamente.

Visita periódica al odontólogo

Esta práctica contribuye a que mantengas una cultura de prevención. El control odontológico no necesariamente tiene que ser periodontal, pero la visita al odontólogo una vez al semestre nos puede llevar a detectar varias cosas no solamente a nivel periodontal sino anivel muscular en el desarrollo en niños y en adolescentes de desarrollo maxilofacial.

A los niños en las consultas de odontopediatría se les puede tomar radiografías periódicas, realizarles un control de placas y enseñarles un adecuado cepillado y uso de la seda dental.

Asimismo, en estas visitas el odontólogo define la regularidad para realizar una limpieza profesional e incluso solicitar que te realicen una radiografía, pues en muchos casos hay una enfermedad periodontal que no se manifiesta clínicamente.

Consulta antes de iniciar un tratamiento de ortodoncia

Si estás planeando iniciar un tratamiento de ortodoncia es importante que antes recibas una valoración periodontal.

Con esa consulta pueden valorar el estado de las encías, su grado de inflamación y establecer si pueden soportar el procedimiento. Durante el tratamiento también debes visitar al periodoncista cada 3 ó 4 meses para hacer un programa de mantenimiento periodontal que te va a llevar a una salud gingival y ósea ya que de esta manera, es posible detectar inflamación y tomar medidas para que no avance.

Igualmente, hay que consultar con el periodoncista con anterioridad en caso que el tratamiento sea de restauración; es fundamental que el rehabilitador tenga en cuenta el aspecto periodontal.

No fumar

El tabaquismo está relacionado como un factor de riesgo para que una persona desarrolle la enfermedad periodontal, según investigaciones. En las personas fumadoras se favorece la acumulación de bacterias que causan la inflamación de las encías.

 

10 motivos por los que debes ir al dentista

10 motivos por los que debes ir al dentista

En nuestra boca viven 20.000 millones de bacterias y esto significa que por ella damos paso tanto a enfermedades periodontales como a otras patologías que pueden estar relacionadas como la diabetes, las complicaciones del embarazo, los problemas cardiovasculares, etc.

Te damos 10 razones para que no faltes a tu cita periódica en Centro Dental Doctores Jiménez:

1. Tus dientes, buenos aliados de tu estómago

Las enfermedades relacionadas con las encías pueden desembocar en la pérdida de dientes que afectan a un 5%-20% de los adultos. Unos buenos dientes evitan problemas digestivos. Si no están en buen estado, la masticación será deficiente y, por lo tanto, la digestión peor.

2. La “mala salud” de tus dientes puede afectar a otras patologías

El origen microbiano de las caries y las enfermedades de las encías, puede provocar que estos microbios accedan a nuestro organismo. Ojos, pulmones, corazón, riñones, y articulaciones pueden resultar afectados por patologías de origen dental. Desde hace mucho tiempo se conoce la relación causa-efecto entre ciertos dolores de cabeza y una mala dentadura.

3. Evita males mayores y conserva tus piezas dentales en el mejor estado posible

Acudir de forma regular a la consulta del dentista puede reducir las molestias y dolores ocasionados por las enfermedades dentales y los tratamientos reparadores. Cualquier reparación o substitución de nuestros dientes, por muy excelente que sea, nunca será mejor que la dentadura original, ni en su función, ni en estética, ni en durabilidad.

4. Entre el 50 y 70% de los niños con 3 años ya tienen caries

Fomenta en los niños hábitos saludables. Las visitas frecuentes al odontólogo ayudan a crear una imagen positiva del dentista, previenen miedos futuros y nos permiten anticiparnos a los problemas dentales que estén por venir.

5. Si estás pensando en quedarte embarazada, acude al dentista

Lo ideal es que cualquier tratamiento dental se realice antes del embarazo, ya que se recomienda evitar ciertos tratamientos hasta dar a luz al bebé (blanqueamientos, radiografías, anestésicos, antibióticos, …)

Pero si no es posible, acude al dentista durante el segundo trimestre.

6. Si estás embarazada, acude al dentista cuando hayas dado a luz para comprobar que el embarazo no ha dañado tu dentadura

El incremento de los niveles hormonales durante el embarazo puede provocar que la boca se vuelva sumamente sensible a las bacterias. La gingivitis debido a la gestación afecta al 60-75% de las embarazadas a partir del tercer mes de gestación. Esto se debe al aumento de los niveles de progesterona y de estrógeno, lo que acrecienta el flujo sanguíneo en todo el cuerpo, especialmente en las encías.

7. Si eres diabético/a, acude a revisiones de forma regular

Hay una relación bidireccional entre la enfermedad periodontal y la diabetes. Estudios recientes indican que no sólo la diabetes puede afectar los tejidos de soporte del diente si no también la enfermedad periodontal puede ayudar a que haya un menor control en los valores de glucemia en pacientes con Diabetes tipo 2. Además, las enfermedades periodontales progresan más rápido en diabéticos.

8. Cuida tu sonrisa. Es tu carta de presentación

Cada vez más, la salud y la estética se unen y la gente desea tener una sonrisa sana. Poder comunicarse con los demás con seguridad, hablar con fluidez y articulando correctamente es algo que nos gusta a todos. Hay estudios que demuestran que las personas confían más en un extraño cuando éste sonríe.

9. El dentista, el mejor consejero para tu boca

El Odontólogo nos va a dar información muy importante según nuestro tipo de dentadura, aconsejándonos qué es lo mejor para nuestra salud dental en cada momento.

10. Ahorrar dinero

Ir al dentista de forma regular puede suponer gastar menos dinero. Es un hecho que, con la prevención, educación y pautas apropiadas que te proporcionan los dentistas, puedes ahorrar en la salud de tu boca. Siempre es más sencillo solucionar un problema en sus fases iniciales.
Una boca bonita, con unos dientes limpios y cuidados no es solo nuestra carta de presentación, sino un buen instrumento para medir nuestra salud.

Qué tipos de dientes existen y cuáles son sus funciones

Qué tipos de dientes existen y cuáles son sus funciones

Los dientes juegan un papel vital en algo tan importante para la vida como es la nutrición. Estos cumplen la función de masticar y cortar la comida para que esta pueda ser digerida y así nutrir el cuerpo y que este tenga energía.

¿Cuántos tipos de dientes tenemos?

Los dientes se dividen en cuatro tipos y cada uno tiene su función particular. Estos se dividen en incisivos, caninos, premolares y molares.

  • Los incisivos están situados en la parte central y delantera de la boca. En total son ocho: cuatro en la parte superior y cuatro en la inferior. Estos se utilizan para poder cortar la comida.
  • Los caninos, o colmillos, están situados a cada lado de los incisivos. En total son cuatro y sirven para desgarrar la comida y hacen de guía durante la masticación.
  • Los premolares siguen a los caninos. En total hay ocho, cuatro en la parte superior de la boca y cuatro en la inferior y ayudan a comenzar a triturar y masticar la comida.
  • Por último los molares están situados en la parte más posterior de la boca, detrás de los premolares. Su función es masticar y triturar la comida y son los más numerosos ya que, en total, hay doce: seis en la arcada superior de la boca y seis en la arcada inferior.

Los terceros molares son conocidos popularmente como muelas del juicio. Estos dientes suelen salir entre los 18 y los 20 años aunque en muchas personas no se desarrollan. Las muelas del juicio no siempre causan problemas pero en el caso de no tener espacio suficiente para su salida es recomendable extraerlas debido a que pueden impactarse y dañar a los dientes que se encuentran a su lado.

A esta clasificación se deben añadir, además, los dientes supernumerarios. Estos dientes son piezas extra que se forman además de los 32 dientes habituales. En general no causan ningún tipo de dolor ni molestia pero, en algunos casos, es necesaria su extracción ya que pueden causar problemas en los dientes presentes en boca, tanto temporales como definitivos.

¿Cómo se desarrollan los dientes?

Los niños tienen 20 dientes en total. Son los llamados “dientes de leche” o “temporales”. El número de dientes aumenta hasta 32 con la erupción de los dientes definitivos. En ambos casos se desarrollan de manera similar aunque, como es lógico, aparecen en momentos distintos.

Los dientes comienzan a desarrollarse dentro de los huesos maxilar y mandíbula antes de ser visibles. En los bebés, los dientes suelen aparecer a partir de los 6 meses de edad, aunque estos, internamente, comienzan a desarrollarse durante la gestación.

Los dientes de leche terminan de erupcionar aproximadamente a los 3 años de edad. A partir de los 5 o 6 años comienzan las visitas del ratoncito Pérez a casa ya que es cuando estos comienzan a caerse y son sustituidos por los dientes definitivos.

Los primeros en caer suelen ser los incisivos, y esta caída continua hasta, aproximadamente, los 12 años, con la caída de los molares temporales. Antes de exfoliarse (caerse), es habitual que los dientes se muevan. Es muy importante no arrancarlos ni moverlos continuamente ya que puede perjudicar la erupción del diente definitivo. Desde el momento en que sale el primer diente de leche, es necesario ayudar al niño a llevar una higiene dental diaria para evitar problemas bucodentales.

Cómo mantener tus dientes siempre blancos

Cómo mantener tus dientes siempre blancos

Cada persona tiene un color de dientes distinto y con el paso del tiempo a todo el mundo se le oscurecen los dientes. Hoy en día la publicidad nos bombardea continuamente con productos que nos venden como milagrosos para que nuestros dientes vuelvan a ser blancos como los de un bebé.

El color de los dientes viene asociado a la genética pero este cambia con el tiempo. Los dientes de leche no tienen el mismo color que los dientes permanentes ya que tienen menos concentración de dentina y por ello son más blancos. En cambio, los dientes definitivos tienen un color ligeramente amarillento y son más oscuros cuanto más cerca están de la encía. Con el paso de los años, el esmalte de los dientes se va desgastando y va apareciendo el color amarillento de la dentina.

Manchas en los dientes

Las manchas de los dientes pueden ser de dos tipos: internas y externas.

Las internas se producen en la formación del diente y pueden ser generalizadas o aisladas en un solo diente. Hoy en día se sabe que haber tomado tetraciclina durante la infancia es la causa de las manchas en muchos dientes. Otra causa de la aparición de manchas en los dientes es la fluorosis o el consumo de mucho flúor. Las manchas internas también pueden estar ocasionadas por la falta de vitaminas y por la aparición de caries.

Las manchas externas se producen por fuera del diente y pueden ser debidas a la alimentación, al tabaco o al café.

Causas de las manchas en los dientes

Existen alimentos y bebidas que están en continua lucha con la blancura de nuestros dientes porque contienen sustancias que se pegan al esmalte dental. Los alimentos muy ácidos erosionan el esmalte dental y facilitan la aparición de manchas. Si quieres tener unos dientes blancos debes evitar la siguiente lista de alimentos:

  • Café y Te: los dos tienen taninos y su consumo continuado puede causar manchas en los dientes. Si tomas té es mejor que tomes té blanco o rojo y evites el negro.
  • Vino: el vino también contiene taninos, pero además aporta acidez que ayuda a erosionar el esmalte. Desconfía asimismo del vino blanco pues aunque no tiene color también tiene taninos y la misma acidez que el tinto.
  • Verduras de color oscuro: este tipo de verduras pueden manchar tus dientes.
  • Las frutas: sobre todo los cítricos cuyo ácido estropea el esmalte de los dientes.
  • Las bebidas de cola: estas tienen colorantes que manchan la dentadura.
  • El vinagre: por la acidez que tiene que daña a los dientes.
  • La salsa de soja y la de tomate: estas salsas contienen colorantes que afectan al color de los dientes.
  • Zumos con frutos rojos: como pueden ser los jugos de mora y arándanos que dañan el blanco de la dentadura.

Consejos para conseguir unos dientes blancos

Para conseguir que tus dientes permanezcan blancos debes tener una buena higiene dental y visitar al dentista periódicamente para que pueda eliminar cualquier mancha antes de que debilite el esmalte.

En Doctores Jiménez aconsejamos pedir cita previa y acudir a consulta ante cualquier síntoma de posible problema dental. La prevención es fundamental para mantener nuestros dientes siempre en perfecto estado de salud y revista.

También tienes que consumir frutas y verduras duras y fibrosas como pueden ser la manzana o la zanahoria y productos lácteos como el queso y los yogures naturales. El queso curado aumenta la cantidad de saliva y evita la acción corrosiva de los ácidos en los dientes.

Es aconsejable ingerir alimentos sin color como el arroz, la pasta, el pescado o el chocolate blanco. Además, los chicles sin azúcar te ayudan a tener los dientes blancos ya que masticar este tipo de chicles favorece la producción de saliva y los edulcorantes que contiene no favorecen la aparición de caries. Lo que nunca debes hacer es fumar porque el tabaco perjudica gravemente el color de tu dentadura.

Cómo afecta el tabaco a los dientes y las encías

Cómo afecta el tabaco a los dientes y las encías

Seguro que te has preguntado más de una vez hasta qué punto afecta el hecho de fumar a tu dentadura. Aunque los daños suelen ir más allá de las manchas en los dientes y la halitosis, hoy te vamos a contar el impacto que provoca el consumo de tabaco sobre los dientes.

¿Cómo afecta el tabaco a los dientes y a las encías?

Como te decíamos, los daños del tabaquismo traspasan la barrera de los efectos visibles como son las manchas o el mal aliento. Su mayor amenaza pasa más inadvertida porque no se ve. El consumo del tabaco se encuentra íntimamente relacionado con:

  • Las enfermedades periodontales que provocan la pérdida de piezas dentales.
  • El fracaso de los implantes dentales.
  • Junto con el alcohol, es una de las principales causas de cáncer de boca.
¿Por qué es tan perjudicial el tabaco para los dientes?

Para empezar, podemos referirnos a una evidencia y es que la boca es su puerta de entrada. A esto hay que sumarle el efecto nocivo de las sustancias tóxicas del tabaco del calor inducido al fumar. El humo de los cigarrillos está formado por 4000 microorganismos tóxicos y cancerígenos. Por lo que las personas fumadoras tienen un nivel más alto de bacteriaspatógenas en la zona periodontal y las defensas de las encías más bajas frente a un ataque bacteriano. Esto se traduce en una vulnerabilidad a las infecciones periodontales.

La mayor parte de los pacientes que no responden de manera correcta a tratamientos son fumadores, ¿a qué puede ser debido? El tabaco suele ser el protagonista del fracaso de algunos tratamientos dentales como el raspado y el alisado radicular, la cirugía periodontal, los tratamientos regenerativos y los implantes dentales. Esto se debe a su acción irritante y anticicatrizante.

Lo más peligroso de todo es que además de las enfermedades asociadas a la boca, la vida también se pone en juego. La nicotina y el alquitrán elevan las posibilidades de sufrir cáncer bucal sobre todo cuando se mezclan con alcohol ya que hace que las mucosas se permeabilicen. Si bien esta patología no es muy elevada, la tasa de mortalidad sí es alta porque se suele diagnosticar en estados muy avanzados.

Por todo ello, y fieles a nuestro convencimiento y consejo constantes de esfuerzo en una vida sana y saludable, os recordamos que en Doctores Jiménez estamos a vuestra entera disposición para ayudaros en todo cuanto esté en nuestras manos. No dudes en contactarnos!!

Las claves de un cepillado dental perfecto

Las claves de un cepillado dental perfecto

Mantener una correcta salud dental se consigue visitando al dentista una vez al año como mínimo y siguiendo las 7 claves imprescindibles para un cepillado dental perfecto diario. Teniendo en cuenta las siguientes recomendaciones de nuestros expertos odontólogos a la hora de cepillarse los dientes, evitaremos posibles problemas dentales y disfrutarás de una correcta higiene bucal.

En Doctores Jiménez, llevamos más de 30 años cuidando de ti y tu higiene dental, por eso te ofrecemos y facilitamos estas 7 claves que te ayudarán a mantener una boca sana y perfecta.

1. Cepillarse tres veces al día

Hay que realizar un buen cepillado después de cada comida para eliminar los restos de alimentos y la placa bacteriana, evitando así que se acumule sarro a causa de la masticación y que éste pueda causar problemas bucales a largo plazo. Todos los cepillados dentales son importantes, pero sin duda, el de la noche no debe faltar, así se conseguirá que mientras se duerme la boca esté sana y libre de infecciones.

2. Siempre el mismo recorrido en el cepillado

Existe una manera adecuada de usar el cepillo de dientes para no dañar la boca. Hay que colocar el cabezal del cepillo en posición horizontal sobre la encía superior, con una inclinación de 45º sobre los dientes. Así se podrán realizar correctos movimientos verticales de arriba a abajo y viceversa cubriendo la encía, el diente y la unión de ambos. (Los movimientos horizontales pueden dañar las encías).

En la zona de masticación el cepillado dental debe hacerse en sentido horizontal y con movimientos cortos de atrás a delante. Lo correcto es llevar a cabo movimientos pequeños de vibración o circulares, sin aplicar mucha presión con el mango, para que los filamentos del cepillo no se desplacen bruscamente de su trayectoria y dañen la encía. En los dientes anteriores, por la cara lingual, se debe realizar con el cepillo colocado verticalmente.

3. No sólo cepillar los dientes

Hay que tener en cuenta que también hay que cepillar la lengua y las mejillas. En el caso de la lengua, cepillar desde atrás hacia delante para arrastrar restos de comida, células descamadas, mucosidades, bacterias, etcétera, ayudando así a prevenir la placa bacteriana que causa el mal aliento. El cepillado dental debe durar aproximadamente 3 minutos y terminar con un enjuague suave para eliminar los restos.

4. Estado del cepillo

  • Antes de cepillar: Conviene utilizar un cepillo suave y adecuado a cada tipo de encía, con las puntas de las cerdas redondeadas y una cabeza pequeña para llegar a todas las zonas, así se adaptan mejor a la anatomía dental y no son abrasivos.
  • Después del cepillado: Una vez terminado el cepillado, hay que lavar y secar bien el cepillo de dientes, conviene guardarlo en un lugar seco y no junto a otros cepillos para que no se llenen de bacterias.

El cepillo dental hay que cambiarlo cada 3 o 4 meses ya que si se desgasta su uso no tiene efecto. También hay que cambiarlo si se ha estado enfermo, una vez recuperado y evitar así que haya restos del virus en el cepillo. Ante todo, nunca hay que compartir el cepillo de dientes con nadie, es un objeto intransferible.

5. Complementar el cepillado con enjuague bucal e hilo dental

Al menos una vez al día. Hay que saber utilizar adecuadamente el hilo dental, usar un trozo de unos 30 cm para pasarlo entre los espacios interdentales despacio para remover y sacar la placa formada. Hay que realizar los movimientos con cuidado evitando dañar las encías llegando a lugares más difíciles de alcanzar.

6. Controlar el consumo de alimentos azucarados

Y cuando se coman, cepillarse los dientes para evitar posibles caries. Así como productos muy fríos o calientes que puedan causar daños en las encías.

7. Sangrado

Si durante el cepillado dental se nota un sangrado de encías o dolores bucales, lo mejor es consultar a un odontólogo para evitar posibles enfermedades periodontales y atajar problemas que afecten a la correcta salud bucodental.

5 consejos para alejar las caries de los niños

5 consejos para alejar las caries de los niños

Según estudios recientes, los niños tienen un promedio de tres dientes con caries, perdidos o empastados. ¿Qué pueden hacer los padres para reducir los riesgos?.

Evitar las bebidas azucaradas

La caries dental es causada por el consumo frecuente de demasiados alimentos y bebidas azucaradas. “A menos de que se aborde este problema, existe un riesgo mucho mayor de que se produzcan más caries en los dientes permanentes a lo largo de la vida adulta”, advierten expertos sanitarios. Los alimentos que contienen azúcar como dulces, mermeladas, pasteles, galletas, postres y helados, no deben darse con demasiada frecuencia y se deben mantener sólo a la hora de comer.

Los expertos sugieren ofrecer aperitivos, tales como frutas y verduras crudas, incluidas las mandarinas, plátanos, trozos de pepino o zanahoria. Otros aperitivos saludables incluyen tostadas, galletas de arroz y palomitas de maíz.

Sustituir el biberón por vasos a partir del año

Tomar las bebidas azucaradas en biberones y vasitos con tapa aumenta aún más el daño causado a la dentadura, en particular a los dientes delanteros. En este sentido, se aconseja a los padres que animen a sus hijos a beber de una taza de flujo libre a partir de los seis meses de edad y dejen de alimentarles con biberón a partir de los 12 meses de edad.

Enseñar a un niño a beber con pajita también puede ayudar.

Dar agua y leche

El agua y la leche para los menores de tres años son la mejor opción para los niños muy pequeños. La lactancia materna proporciona la mejor nutrición para los bebés, y las mejores bebidas para los niños pequeños de uno a dos años son la leche entera y el agua y de dos años de edad en adelante la leche semidesnatada y agua, siempre y cuando el niño sea de buen comer.

Los nutricionistas recomiendan no añadir azúcar a los alimentos o bebidas de destete.

El cepillado de dientes: dos veces al día

Un cepillado a fondo durante dos minutos, dos veces al día, una de ellas antes de acostarse, ayuda a prevenir la caries dental.

Mejor usar medicamentos sin azúcar

También se aconseja a los padres preguntar si hay disponible un medicamento sin azúcar y recordar al médico sobre esto cuando realice una receta para el niño.