5 trucos para enseñar a los niños a lavarse bien los dientes

5 trucos para enseñar a los niños a lavarse bien los dientes

Cuando los niños cumplen dos años, es el momento de enseñarles cómo lavarse sus dientes.

Cuando los niños cumplen dos años ya poseen la mayoría de sus piezas dentales, desde entonces, es muy importante enseñarles cómo lavar y cuidar sus dientes. Este será el tiempo de inculcarle buenos hábitos de higiene dental que perduren para el resto de sus vidas. En un principio necesitarán mucha de nuestra ayuda con esta nueva técnica, y con el paso de los meses se harán expertos e independientes.

A continuación, te entregamos 5 tips para un cepillado de dientes entretenido :

  • Elige un cepillo chico y divertido : Lo principal es comprar un cepillo de dientes de cerdas suaves que sea atractivo. Escoge el color favorito y el dibujo animado predilecto de tu hijo o hija. También deberías comprar un pequeño vaso a tono con el cepillo de dientes.
  • Acompañalo a lavarse los dientes : Hagan de lavarse los dientes una actividad de familia, límpiate los dientes junto a tu hijo o hija. Enséñale los pasos a seguir, primero cepillar la parte interna, después la parte externa y finalmente la parte horizontal con movimientos circulares y delicados.
  • Utiliza una pasta de dientes pediátrica siempre con flúor : Explicale la cantidad de pasta dental que debe usar mediante metáforas visuales, de los dos a los cuatro años los niños deben aplicar una cantidad de pasta del porte del grano de un arroz. Y desde los 4 años, los niños deben aplicar a su cepillo una cantidad del porte de una lenteja.
  • Pon música mientras hagan la limpieza : La música hará de esta una actividad mucho más entretenida, elige una canción y ponla cada vez que se laven los dientes. Esto mantendrá la atención y concentración de niños en esta actividad como si se tratase de un juego..
  • Rutina : El protocolo europeo de higiene dental infantil, recomienda cepillarse los dientes al menos dos veces al día, sobre todo en la noche. Acostumbra a tu hijo o hija a realizar esta actividad por la mañana, después de cada comida y por la noche.

En Doctores Jiménez, somos especialistas en el cuidado e higiene dental de los más pequeños de la casa, consúltanos sin compromiso y te ayudaremos a que crezcan fuertes y sanos

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





Qué tipos de cepillos de dientes existen

Qué tipos de cepillos de dientes existen

Tener la mejor de las sonrisas y una salud bucodental perfecta es fácil, sólo hay que prestarle la debida atención. Adquirir unos buenos hábitos y rutinas de higiene, mantener una dieta sana y equilibrada y acudir a citas periódicas con el dentista son las 3 premisas básicas que hay que seguir desde el principio. Es cuestión de proponérselo, no es difícil y requiere un mínimo de esfuerzo y voluntad.

Uno de los protagonistas fundamentales es, sin temor a equivocarnos, el cepillo dental. Sin él nos sería casi imposible conseguir el objetivo anteriormente citado de tener la mejor y más bonita de las sonrisas. Actualmente existen en el mercado infinidad de modelos de cepillos de dientes. Es posible que más de una vez no hayas sabido con cuál quedarte entre una larga fila de muestras.

Lo primero que se debería saber es que no todos son iguales y que sus utilidades pueden ser variadas. No es lo mismo un cepillo con las cerdas blandas que otro que las tenga más duras, ya que sus indicaciones son para tratamientos dentales diferentes. Vamos a hacer una selección de los principalmente utilizados y aclarar sus usos individualmente.

Diferentes tipos de cepillos dentales y sus usos
  • Cepillo de cerdas duras: Son idóneos para dientes sanos y sin ningún tipo de problema. Las cerdas son fuertes y rígidas. Eso sí, no hay que apretar mucho porque se podrían dañar las encías o el esmalte.
  • Cepillo de cerdas medias: En esta variación del cepillo de dientes, las cerdas son un poco menos rígidas que en el anterior y son aptos para boca que tengan cierto tipo de sensibilidad pero muy leve.
  • Cepillo de cerdas suaves: Mucho más blandas que las dos de antes y producen una fricción suave y menos erosiva. Ideales para bocas con problemas y muy sensibles.
  • Cepillo de dientes para niños: Suelen estar hechos con un cabezal más pequeño y con las cerdas más suaves que en los cepillos para adultos.
  • Cepillo de dientes para intervenciones post quirúrgicas: Como bien dice su nombre, son unos cepillos confeccionados expresamente para aquellos pacientes que se han sometido a una operación bucodental y necesita un tratamiento específico y un extra de suavidad.
  • Cepillo de dientes para ortodoncia: La característica principal que los define es la hilera de cerdas central que es más corta para poder acceder y limpiar mejor los brackets.
  • Cepillo periodontal: Dispone de dos tiras de cerdas y se suele usar para tratar infecciones como la gingivitis. También es apto para los niños que llevan una ortodoncia y les facilite un correcto cepillado en los brackets.
  • Cepillo dental interproximal: Este modelo es para limpiar con profundidad el espacio interproximal entre los dientes. Sobre todo si se tiene un puente de porcelana o dientes ferulizados. Los grosores se deben escoger entre el tamaño que se tenga de espacio.
  • Cepillo dental eléctrico: Han sido toda una revolución y cada vez van cobrando un mayor número de adeptos. Disponen de 3 tipos de movimientos (vertical, horizontal y arqueado) por lo que son más que útiles para tener una limpieza casi perfecta.

Como se puede observar la oferta es tan variada que seguramente es difícil acertar. Por eso recurrir a la consulta del dentista es una de las soluciones a dicha pregunta. Él te puede ofrecer todos los consejos sobre qué cepillo de dientes es el más adecuado para tu necesidad.

De todos modos, también cabe recordar que como en todo aparato que tengamos para nuestra higiene personal hay que seguir con ellos una serie de medidas, como la de cambiar el cepillo cada 3 o 4 meses porque las cerdas se van desgastando. Después de una enfermedad infecciosa también es recomendable sustituir el cepillo de dientes ya que éste puede quedarse con restos de dicha enfermedad y pasar de nuevo esa infección. Estos consejos también se deben aplicar a los cabezales de los cepillos eléctricos, porque sus cerdas son como la de los manuales.

No olvides que en Doctores Jiménez, contamos con los mejores profesionales para el servicio y cuidado de tu salud e higiene dental. Te esperamos con los brazos abiertos!!

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





Tu dentista también puede ayudarte a dejar de fumar

Tu dentista también puede ayudarte a dejar de fumar

¿Sabías que el tabaquismo afecta negativamente a todos los órganos de nuestro cuerpo? No es un secreto que su consumo puede ser el causante de dolencias tan graves como el cáncer, diversas enfermedades respiratorias, cardiovasculares, etc. Y la cavidad oral tampoco se libra de sus efectos nocivos. De ahí que acudir a la consulta del dentista sea uno de los primeros pasos que se deban dar para abandonar esta adicción.

¿Qué dice la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el tabaquismo?

  • El 63% de las muertes que se producen en el mundo están relacionadas con enfermedades crónicas y de estas uno de los principales factores de riesgo es el tabaquismo.
  • Cerca de 6 millones de personas mueren como consecuencia del consumo de tabaco.
  • La mayoría de los casos se producen en países en desarrollo.
  • Algunas de las muertes producidas por el tabaco son de personas no fumadoras que han estado expuestas a los malos humos. En concreto, la cifra supera los 600.000.
  • En el año 2030 se cree que el número de defunciones podría llegar a los 8 millones por año.

¿Qué podemos hacer en Doctores Jiménez por ti?

Según diversos estudios, los fumadores tienen cuatro veces más probabilidades de sufrir periodontitis. Además, en su boca hay muchas más bacterias perjudiciales y la respuesta del sistema inmune puede sufrir diversas alteraciones. Para la doctora Bettina Alonso, profesora de la Facultad de Odontología de la Complutense, “ayudar a dejar de fumar debería ser una parte importante del tratamiento periodontal y de la terapia del implante”.

¿Existe un tratamiento clínico para luchar contra el tabaquismo?

Sí, existe. Este tratamiento se puede abordar desde un punto de vista psico-social y/o farmacológico. Existen dos tipos de estrategias que se aplicarán en función del deseo del fumador por dejar el hábito.

Estrategia de las 5 A (para pacientes que quieren dejar el hábito)

  • Averiguar. El paciente debe responder a preguntas como el número de cigarrillos que consumen al día o a qué hora fuman su primer pitillo.
  • Aconsejar. El doctor deberá emplear argumentos claros y firmes sobre la necesidad de dejar de fumar.
  • Acordar el tiempo de intervención. Este dependerá de la disposición del paciente para dejar de fumar inmediatamente o en un futuro próximo.
  • Ayudar. Cuando el paciente ya esté decidido a abandonar el hábito se marcará una fecha límite para dejar el tabaco definitivamente. Normalmente se establece un período de 2 a 4 semanas.
  • Acompañar. El médico deberá realizar un seguimiento del paciente. El primer control será a las dos semanas de haber abandonado el hábito y el segundo cuando se cumpla el mes.

Estrategia de las 5 R (para adictos que no quieren dejar el tabaco en ese momento)

  • Relevancia. El paciente debe conocer la importancia que tiene dejar de fumar, tanto para su salud como para la de los que lo rodean.
  • Riesgos. El odontólogo ayudará al paciente a identificar los riesgos que tiene para la salud el tabaquismo.
  • Recompensas. Hay que recordar al fumador todas las ventajas que tendrá para él dejar el tabaco: mejor olor, menos gastos, mejor salud, etc.
  • Resistencias. Hay pacientes que se resisten a dejar de fumar por diversos motivos. El doctor debe conocer cuáles son con el fin de ofrecer la ayuda precisa para vencer esos obstáculos.
  • Repetición. Repetir la estrategia una y otra vez hasta que el fumador consiga dejar el tabaco.

¿Estás dispuesto o dispuesta a dejar de fumar? Si es así, len Doctores Jiménez podemos y sabemos cómo ayudarte. Ponte en contacto con nosotros!!.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





Por qué es importante acudir periódicamente al dentista

Por qué es importante acudir periódicamente al dentista

Comienza el buen tiempo, y también las preparaciones para lucir radiantes este verano. Empezamos a preocuparnos más de nuestra dieta, de tomar el sol para ir poniéndonos morenos, de hacer más ejercicio… Pero a veces nos olvidamos de cuidar y mimar una de las partes más importantes de nuestro cuerpo para mejorar nuestra salud general: La boca.

El primer paso para tener una boca sana es la prevención. De ahí la importancia de visitar al dentista periódicamente para hacerse una revisión. Además de que las patologías y enfermedades dentales pueden afectar a su vez a otras partes del organismo, querer tener una buena salud bucodental ya es una gran razón de peso para visitar al odontólogo al menos una vez al año, ya sea para hacerse una limpieza dental o para revisar el estado de dientes y encías.

Las revisiones dentales nos permiten conocer si realmente estamos cuidando nuestros dientes correctamente con nuestra higiene diaria, así como las pautas para sí hacerlo de la forma adecuada; De esta forma nos ahorraremos muchas visitas al dentista por otras causas más graves.

A pesar de que a diario llevemos a la práctica una correcta higiene bucodental, lo cierto es que es inevitable que se forme placa en los dientes y encías, especialmente en los huecos donde el cepillo de dientes o el hilo dental tengan más complicado acceder. Por este motivo, desde Doctores Jiménez, recomendamos hacerse una revisión y limpieza dental al menos cada seis meses.

Este tratamiento es uno de los más habituales en las clínicas dentales y también la base para prevenir patologías bucodentales como la caries, la periodontitis o incluso el cáncer oral.

La limpieza dental consiste básicamente en la eliminación del sarro y las manchas acumuladas en dientes y encías de forma mecánica o con la utilización de ultrasonidos. El procedimiento puede durar de 30 a 45 minutos y siempre debe ser realizado por un odontólogo o higienista dental cualificado para ello.

Además de los beneficios para la salud, este tratamiento tiene también la gran ventaja de mejorar nuestra apariencia física, ya que como decíamos elimina las manchas adheridas a dientes, dejándolos más blancos y con una mayor sensación de limpieza.

También bajo las encías

Mientras que la limpieza dental se ocupa de eliminar la suciedad y el sarro acumulados sobre el cuello dental, los espacios interdentales y la línea de la encía, el curetaje implica también la parte más interna del periodonto situada bajo las encías.

Este tratamiento está especialmente indicado para las personas que presentan signos de gingivitis o la existencia de bolsas periodontales, que consisten en acumulaciones de placa bacteriana bajo la línea de las encías que pueden llegar hasta la raíz del diente y afectar irreversiblemene a las estructuras que mantienen al diente, por lo que éste podría empezar a moverse.

Lo más peligroso de las enfermedades periodontales es que se producen sin apenas síntomas aparentes que avisen de su aparición, por lo que el proceso que puede llegar hasta la pérdida de dientes se ocasiona sin que el paciente se dé cuenta hasta que sea demasiado tarde para prevenirlo.

Gracias a las revisiones dentales es posible coger la enfermedad a tiempo y detener su progresión, incluso hacer que mejore o evitar que se produzca.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





Consejos para una buena limpieza dental durante tu tratamiento de ortodoncia

Consejos para una buena limpieza dental durante tu tratamiento de ortodoncia

Durante un tratamiento de ortodoncia, la limpieza habitual y diario con nuestro cepillo se complica, pero no es imposible. Los brackets impiden al cepillo llegar con más facilidad a la unión entre la encía y la corona del diente, lugar donde se produce mayor acumulación de placa bacteriana. A continuación, te explicamos algunas técnicas y claves para mantener una buena higiene dental durante tu tratamiento de ortodoncia.

Cerdas suaves para tu cepillo habitual. Con un tratamiento de ortodoncia tendrás mayor sensibilidad en tus encías. Es importante que te hagas con un cepillo de cerdas suaves, además de un tamaño y forma que se adapte mejor a tu boca y poder alcanzar a las zonas más difíciles. Con este cepillo, no olvides limpiar tu lengua para evitar la halitosis.

Hazte con un cepillo interdentalPara una correcta limpieza con ortodoncia se recomienda, además de tu cepillo habitual, el uso de un cepillo interdental para llegar fácilmente a aquellas zonas inaccesibles por los brackets. Introduce el cepillo interdental por la parte de atrás del alambre, entre dos brackets, y repite el proceso por toda la boca.

Cambia tu cepillo cada mes. Normalmente, los brackets provocan que las cerdas se deshilachen y desgasten con mayor facilidad, por lo que tendrás que cambiarlo cada mes o, al menos, cada dos meses.

Retira los elásticos o partes extraíbles de tu aparato de ortodoncia. Si tu tratamiento de ortodoncia incorpora elásticos retíralos o cámbialos antes del cepillado. Si por el contrario, el aparato contiene alguna parte extraíble, deberás limpiarlo por separado con precisión y cuidado.

Usa una pasta de dientes con fluoruro. Los brackets suelen provocar mayor sensibilidad en nuestras encías por lo que es recomendable usar un dentífrico con fluoruro para minimizar tus encías, fortalecer tus dientes y eliminar por completo la placa bacteriana.

Dedícale más de 2 minutos al cepillado. Si por regla general, los odontólogos aconsejan dedicar de 2 a 3 minutos en tu cepillado diario, con los brackets tendrás que dedicarle más tiempo y tener más paciencia. Sé preciso con el cepillo interproximal y presta atención a la superficie y alrededores de cada brackets, que es donde mayor acumulación de placa hay.

Usa hilo dental con cuidado y precisión. Tras cepillarte los dientes, tómate un buen rato en el uso de hilo dental, ya que los residuos de los alimentos suelen quedar atrapados en los brackets y con ello la placa bacteriana. Utiliza un movimiento de sierra muy suave en cada bracket.

Un irrigador bucal es un buen complemento para tu limpieza. Prueba usar un irrigador bucal para limpiarte entre los dientes con chorros de agua a presión sobre los dientes y las encías, siempre que tu odontólogo te lo recomiende. Esta técnica de limpieza sirve para arrastrar la placa bacteriana, eliminar los residuos de alimentos que queden entre los dientes y estimular las encías. Es una técnica que no sustituye al cepillado, pero sí lo complementa.

No olvides terminar con un buen colutorio. Haz gárgaras con el enjuague bucal. Se recomienda mantenerlo en la boca y removerlo bien hasta 30 segundos, posteriormente, vuelve a enjuagarte la boca con agua y expúlsalo. Un buen colutorio, además de ayudarte a rematar la buena limpieza dental, tendrá una acción calmante, desinfectante y protectora de tus encías.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





Cómo prevenir las caries

Cómo prevenir las caries

Las caries son grietas que se presentan en los dientes debido a la erosión causada por los ácidos de los alimentos en descomposición.

La parte exterior de los dientes está cubierta por una capa dura de esmalte, mientras que el interior es blando, contiene nervios y vasos sanguíneos.

Cuando la descomposición afecta el nervio se siente dolor e incluso se puede perder la pieza dental afectada.

La caries dental es uno de los padecimientos más frecuentes que afecta a más del 90% de la población en general.

Los especialistas recomiendan la realización de una serie de radiografías de todos los dientes, por lo menos cada tres años, para llevar un control de las condiciones en que se encuentran.

Un error muy frecuente es dejar a que las caries avancen hasta que se presenta el dolor en los dientes.

 

Tipos de Caries
  1. De la superficie lisa: Son aquellas de más lento desarrollo, constituyen el tipo evitable y reversible. Se inicia con un punto blanco en donde las bacterias disuelven el calcio del esmalte. Son más frecuentes entre los 20 y 30 años de edad.
  2. De orificios y fisuras: Se presentan alrededor de los 10 años, principalmente, en los dientes permanentes. Suelen formarse en las angostas estrías de la superficie masticadora de los molares al lado de la mejilla. Este tipo de caries avanza rápidamente.
  3. De raíz: Se presentan en la capa del tejido óseo que cubre la raíz. Afecta a personas mayores y de mediana edad. Se producen por la dificultad de limpiar las áreas de raíz y por el alto contenido de azúcar en la alimentación.
  4. En el esmalte.- Es de lento avance, pero después de penetrar la segunda capa del diente, la más suave y menos resistente denominada dentina, se extiende rápidamente.

 

Tratamiento

Consiste en remover el tejido dental descompuesto con un taladro especial y remplazarlo por un relleno especial. La sustancia utilizada suele ser una amalgama de plata o de otros metales.

El dolor termina cuando se rellena el hueco (orificio), debido a que el empaste protege al nervio del diente afectado.

Para disminuir el dolor puedes tomar algún analgésico, junto con una compresa de agua caliente.

Es importante que no dejes pasar el tiempo y acudas al odontólogo de inmediato para iniciar el tratamiento y evitar un problema mayor.

Las caries no se curan por sí solas, y pueden empeorar de no ser atendidas a tiempo. Una vez que han sido tratadas, no presentan nuevos problemas, a menos que se desprenda la amalgama.

Prevención

La clave para la prevención de la caries se basa en algunas estrategias generales como:

La clave para la prevención de la caries se basa en algunas estrategias generales como:

  1. Una buena higiene bucodental
  2. La aplicación del flúor
  3. La colocación de selladores
  4. Evita dulces y bebidas muy azucaradas
  5. Procura llevar una dieta equilibrada
  6. Cepille los dientes tres veces al día o después de cada comida
  7. Utiliza hilo dental
  8. Usa pasta dental o enjuague bucal que contenga fluoruro
  9. Visita regularmente al dentista-odontólogo para una limpieza general

No hay que olvidar que el control dental debe realizarse cada seis meses, aunque no todas las revisiones incluyan radiografías. Dependiendo de la opinión del odontólogo sobre el estado general de la dentadura, las radiografías pueden tomarse entre los 12 y los 36 meses siguientes.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





Cómo usar correctamente el hilo dental

Cómo usar correctamente el hilo dental

El hilo dental, al igual que el cepillado, el enjuague y la visita periódica al dentista; es un hábito que no representa un esfuerzo mayor y sin embargo los beneficios que nos aporta al utilizarlo son innumerables.

Actualmente existen 3 tipos de hilo dental:

  • Encerados: se refiere a una ligera capa de cera que rodea por completo el hilo, lo que hace que este se deslice de manera más fácil entre los espacios de los dientes.
  • Sabor a menta: aunque el que posea un sabor mentolado no trae un beneficio particular a los dientes, proporciona la sensación de frescura.
  • Con flúor: la característica particular de este hilo dental es que además de proporcionar una limpieza completa, contiene flúor, un mineral que ayuda a prevenir las caries en los dientes y en el esmalte.

Usar el hilo dental correctamente ayuda a evitar la acumulación de placa en los dientes y en la encía, evitando consecuencias posteriores, por tal motivo a continuación te damos algunas sugerencias para que lo utilices de manera correcta, y saques el mayor provecho a su uso.

Para remover de manera efectiva la placa de lo dientes utilizando el hilo dental, es necesario que lo hagas de la manera correcta, a continuación te decimos como:

Lávate las manos: recuerda que para hacerlo utilizarás las manos, por lo que no olvides lavártelas antes de tocar el hilo.

Utiliza la cantidad suficiente: la cantidad la determinas tu, aunque se recomienda una longitud de 45cms. Y aunque esto te podría parecer demasiado, es la cantidad suficiente para tener espacios limpios y poder recorrer las cavidades necesarias. Ahora ata un pequeño pedazo al dedo medio o índice de la mano que tu prefieras, y ahora realiza lo mismo pero en la otra mano (dejar el dedo medio libre, te permite manipular de manera más fácil el hilo)

Deslízalo entre los dientes: recorre suavemente las cavidades que hay entre los dientes, en un movimiento de zigzag

Forma una “C”: realiza una forma como si fuera la letra “c” alrededor del diente y desde la base de la encía. Después y con mucho cuidado jala hacia arriba o hacia abajo, es decir, la dirección siempre será de la base de la encía hacia el final del diente.

Utiliza hilo nuevo: mientras vas recorriendo cada diente, ve desenrollando hilo nuevo para utilizarlo en otro diente, puedes utilizar el dedo pulgar como guía.

Aplicar en las dos caras: por favor no olvides utilizar el hilo dental tanto el parte frontal como en la trasera del diente.

Por último te recomendamos que este hábito, lo realices enfrente de un espejo, así podrás ver bien el trabajo que estás realizando con tus dientes; y si por alguna razón al utilizar el hilo dental tus encías sangran, no pares. El uso del hilo dental mejora la salud de las encías y ayudará a que dejen de sangrar.

Como te mencionamos anteriormente, los beneficios son múltiples, así que no dejes de hacerlo; de esta manera mantendrás una sonrisa libre de enfermedades.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





10 señales de que algo en tu boca no funciona como es debido

10 señales de que algo en tu boca no funciona como es debido

Tener una boca sana es generalmente un signo de buena salud en general, cuando muestra ciertos síntomas que no son habituales, podría estar diciendo que ciertas condiciones médicas pueden estar presentes. Estas son algunas señales que tu boca muestra que hay una condición que debe tratarse.

1. Hinchazón en las amígdalas

La inflamación de las amígdalas es uno de los síntomas más evidentes de una acumulación de toxinas. Las amígdalas son parte del sistema linfático, una red de órganos y vasos que ayudan a eliminar los desechos celulares, el exceso de líquido y los agentes patógenos tales como bacterias, virus y toxinas del cuerpo. Básicamente, actúan como uno de los muchos centros de depuración del cuerpo.

Cuando los vasos de las amígdalas se obstruyen con bacterias, virus o toxinas, el líquido comienza a acumularse en ellas lo que provoca la hinchazón con la que muchas personas están familiarizadas. Esto puede causar que las toxinas se acumulen aún más, lo que puede resultar en una variedad de problemas, incluyendo la infección, si es que no se trata.

2. Rechinado de dientes

¿Despiertas frecuentemente con un dolor en la mandíbula o dolor de cabeza inexplicables? Pueden ser los rechinidos de dientes, y eso es una señal de que puedes estar sufriendo de estrés crónico que directamente se está yendo a tu boca. El estrés a menudo nos hace inconscientemente apretar o rechinar los dientes mientras se duerme. Además, ese hábito puede desgastar los dientes, haciéndolos propensos a romperlos.

Usa un protector por la noche. Un dentista puede adaptarlo a tu medida. Te ahorrarás horas de tiempo en la silla del dentista simplemente usando este protector de dientes. Haz frente a los motivos del estrés, delegando más, aprendiendo a meditar y hacer pausas de respiración profunda durante el día.

3. Lengua sucia

Tener una lengua sucia podría ser un signo de la candidiasis oral, que consiste en un aumento del hongo Candida albicans en la lengua. Puede ser identificado por una capa blanca o lesiones blancas que a menudo comienzan en el centro de la lengua.

Este hongo tóxico puede extenderse por todo el resto de tu boca, incluyendo el interior de tus mejillas y la parte posterior de la garganta. En los casos graves, puede incluso extenderse hasta debajo de tu garganta y esófago, lo que hace difícil tragar los alimentos, o que te da una sensación de que los alimentos se quedan pegados en la garganta.

Se recomienda tratar el problema de raíz primero que todo consultando a un especialista para que prescriba lo necesario para combatir la candidiasis oral, si ese es el problema. Por otro lado, puedes ayudarte tú mismo limpiando o raspando la lengua con el cepillo de dientes cada vez que te los laves. Existen incluso artefactos diseñados para que lo hagas más eficientemente. Mientras tengas este problema.

4. Llaga en la boca que no se cura

Esto podría ser un signo de cáncer oral. Mientras que los fumadores y bebedores son los que registran la mayoría de los casos de cáncer oral, los médicos están viendo un aumento de la enfermedad entre los pacientes jóvenes y sanos que no fuman o beben. Los expertos lo vinculan con el VPH (un virus que se puede propagar a través del sexo oral), que ha sido detectado en hasta un 36 por ciento de los pacientes con cáncer oral.

El cáncer de boca se puede prevenir. Examina tu boca regularmente para ver que nada está fuera de lo normal. Observa el interior (especialmente en el suelo de la boca y los bordes de la lengua) buscando manchas de color blanco, rojo o moteadas, bultos, cambios en la textura o hinchazón, y ten en cuenta si de repente, te es difícil de masticar o tragar.

A pesar de que la palabra cáncer da miedo, detectarlo a tiempo y con el tratamiento adecuado, puede aumentar las tasas de supervivencia en un 90 por ciento. Se recomienda dejar de fumar (ya que mancha los dientes). Limita el consumo del alcohol y usa bálsamos labiales con SPF para protegerte del cáncer del labio causado por la exposición al sol.

5. Tu boca está siempre seca

Si tu boca se siente tan reseca como un desierto, puede indicar hipotiroidismo o diabetes, también puede indicar otros desórdenes autoinmunes como el Síndrome de Sjögren. La boca seca puede causar caries, porque la saliva no está disponible para ayudar a proteger el esmalte dental y tejido de las encías.

Regularmente bebe agua o duerme con un humidificador en tu habitación. Si tu boca sigue estando seca o siempre estás sedienta, pregunta a tu médico para obtener un análisis de sangre para descartar problemas con hormonas, regulación insulina y/o problemas autoinmunes.

6. Tus dientes son muy sensibles

Sensibilidad en los dientes a lo frío o dulce siempre apunta a la erosión del esmalte o deterioro de las cavidades. Las causas de la sensibilidad al calor son más difíciles de detectar; puede indicar nervios expuestos o encías inflamadas. Toma nota si las encías se inflaman crónicamente (la carne será más visiblemente roja, menos rosa), ya que la inflamación en un área del cuerpo a menudo significa inflamación otra.

El 90 por ciento de los daños (como la erosión del esmalte) pasa 10 minutos después de comer, así que haz enjuagues con agua en la boca después de las comidas, masticar goma de mascar sin azúcar con xilitol que combate las caries o come manzanas, zanahorias o apio (que son cepillos de dientes naturales). Si el cuidado dental diligente no soluciona el problema, consulta a tu dentista.

7. Sangrado de encías

Si sangras de tus encías frecuentemente puede estar indicando algún problema específico en las encías, como la gingivitis, que es por acumulación de placa en las encías, pero también puede estar indicando otros problemas de salud.

Si sangras de las encías, puede que estés cepillándote tus dientes con mucha fuerza y estés lastimándolas. Si usas dentadura postiza, puede estarte ocasionando rozaduras y con ellos sangrado.

8. Eres muy propenso a las caries

Las caries son un signo revelador de las deficiencias de vitaminas y minerales. Si careces de vitamina D, los dientes pueden llegar a ser blandos y vulnerables a las caries. Investigadores japoneses recientemente vincularon bajos niveles de vitaminas C y E con un mayor nivel de enfermedad de las encías.

Disfruta de alimentos ricos en nutrientes, como el pescado, frutos secos y frutas y verduras de baja acidez. Y evitar las bebidas gaseosas ya que erosionan el esmalte.

9. Mal aliento

Ataques ocasionales de mal aliento son normales (especialmente después de comer cebolla o ajo), pero el mal aliento constante, no lo es. Mientras que la causa puede ser tan simple como no comer suficientes hidratos de carbono complejos (que causa que el cuerpo libere productos químicos malolientes llamados cetonas).

El mal aliento también puede ser un signo de una sinusitis sin tratar o una infección pulmonar, también una bronquitis, la diabetes, mal funcionamiento del hígado y el riñón, alergias, intolerancias por nombrar las razones más habituales.

Los granos enteros pueden ayudar a neutralizar el mal aliento, por lo que come arroz integral, pastas y cereales integrales. Si los ajustes de la dieta no ayudan, mira a tu lengua. La mayoría de mal aliento proviene de residuos en la lengua. Considera el raspado después de cada comida. El mal aliento crónico también puede ser una señal de que no estás cepillando bien tus dientes.

Tal vez es hora de cambiar a un cepillo de dientes eléctrico o amplificar el uso de hilo dental. Los enjuagues bucales también pueden ayudar – sólo asegúrate de usar uno natural, ya que los comerciales suelen dañar los dientes.

10. Encías inflamadas

Pueden ser el producto de varios síntomas que están sucediendo en tu cuerpo, y una de ellas es la bacteria que no es eliminada correctamente de los dientes. También, ciertos ciclos en la mujer tienden a inflamar las encías, como por ejemplo durante el ciclo menstrual.

Haz del hilo dental parte de tu rutina, puedes hacerlo cada tercer día. Si estás embarazada, cuidado con el sangrado excesivo (también un signo de enfermedad de las encías), debido a las fluctuaciones del nivel de hormonas.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





10 consejos para lucir una bonita sonrisa

10 consejos para lucir una bonita sonrisa

Tener unos dientes bonitos ayuda a generar una impresión positiva en los demás. Una sonrisa bonita también contribuye a que nos sintamos más seguros de nosotros mismos. ¿Cómo conseguir unos dientes bonitos?.

La sonrisa es tu mejor carta de presentación. Varios estudios han revelado que los rasgos faciales influyen de forma directa en la primera impresión. ¿Sabías que únicamente se necesitan 40 milisegundos para que un desconocido se forme una opinión sobre ti?

Mimar tu dentadura para hacer que deslumbre es más fácil de lo que imaginas si sigues unos sencillos pasos.

1. Cuida la higiene; es la base para unos dientes bonitos

La limpieza dental debe formar parte de tu rutina de higiene diaria. Y no basta con cepillar los dientes cada mañana.

El cepillado dental se debe realizar tras cada ingesta de comida, o al menos tres veces al día. Tienes que ser meticuloso, llegar a todas las piezas dentales y masajear las encías para prevenir que sangren o se inflamen. Además, el cepillo se debe cambiar cada tres meses o cuando percibas que las cerdas se deforman o despuntan.

El colutorio, el hilo dental y el limpiador lingual deben complementar la limpieza. No te olvides de higienizar también el paladar y la lengua, dos de las zonas preferidas por las bacterias.

2. Apuesta por una alimentación equilibrada

Si quieres lucir unos dientes bonitos por fuera debes cuidarlos por dentro. ¿Cómo? Llevando una dieta equilibrada que incluya alimentos con nutrientes y vitaminas beneficiosos para la dentadura.

3. No abuses de los dulces si quieres unos dientes bonitos

Los azúcares son grandes enemigos para la salud de tus dientes. Las bacterias y los microorganismos que habitan en tu boca se nutren de ellos.

Para evitar los daños en el esmalte de los dientes reduce al máximo el consumo de azúcar como el presente en gominolas, chucherías, helados, caramelos, zumos envasados o refrescos azucarados.

4. Vigila lo que bebes

Tan importante es lo que comes como lo que bebes. El consumo de determinadas bebidas puede deteriorar el aspecto de tu dentadura. En esta lista de bebidas perjudiciales están las carbonatadas, como los refrescos, o los zumos ácidos como el de naranja o el de limón.

5. Evita el frío y el calor

Si quieres unos dientes bonitos debes evitar someterlos a cambios bruscos de temperatura.

¿Por qué? Tanto el frío como el calor extremos aumentan la sensibilidad. Además, provocan la inflamación de los nervios y de los vasos sanguíneos del interior de los dientes, haciendo que se contraigan y se expandan.

6. Aleja el tabaco de tu dentadura

El efecto del tabaco sobre la dentadura es devastador. Por un lado, disminuye el aporte sanguíneo en los tejidos que circundan al diente, incrementa las posibilidades de inflamación de encías y el desarrollo de la caries dental.

7. Cuida tu salud y tendrás unos dientes más bonitos

Ya has visto el efecto positivo que tiene una dieta equilibrada y unos hábitos saludabes de vida sobre tu dentadura. Pero todavía hay más razones por las que cuidar de tu salud en general repercute en la belleza de tu sonrisa.

Practicar deporte, por ejemplo, puede ayudarte a prevenir enfermedades de las encías y otros problemas bucodentales. El ejercicio físico tiene efectos antinflamatorios que pueden ser beneficiosos para tus encias, y mejora la respuesta inmunológica que te ayudará a evitar infecciones en la boca.

8. Evita el estrés en tu vida

El estrés puede perjudicar tu dentadura de diversas formas. Cuando una persona está nerviosa o estresada puede rechinar los dientes durante el sueño o la vigilia (bruxismo), apretar la dentadura excesivamente, morder bolígrafos, hielo e incluso las uñas. Todos estos gestos, fruto de la ansiedad o el nerviosismo, dañan la dentadura, causando movilidad anormal y dolor en la mandíbula.

9. ¡Cuidado!, los piercings no ayudan a lucir dientes bonitos

Los piercings en dientes, encías y lengua son muy populares. Pero perforar estas superficies puede derivar en problemas muy serios como infecciones, inflamación de encías, pérdida de piezas dentales o incluso endocarditis.

Por este motivo, es mejor tomarse con cautela estas modas de adornar con piercing la zona bucodental. Podrías conseguir el efecto contrario al que deseas, y en lugar de conseguir una sonrisa más bonita, empeorar el aspecto de tu boca.

10. Visita al dentista si quieres tener unos dientes bonitos durante mucho tiempo

Las revisiones periódicas de tus dientes son vitales. Aunque los limpies y los cuides, siempre es recomendable visitar al especialista al menos una vez al año.

El odontólogo es el mejor profesional para velar por tu dentadura. Acudir al dentista te permitirá saber si tu boca está en perfecto estado y te ayudará a prevenir problemas futuros.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





Enfermedad periodontal. Cómo saber si tus dientes están en peligro

Enfermedad periodontal. Cómo saber si tus dientes están en peligro

La periodontitis es una enfermedad que afecta a los tejidos que rodean el diente, el hueso y la encía. Es una enfermedad bacteriana, crónica y mutilante ya que termina con la pérdida de los dientes.

Síntomas más frecuentes

Los síntomas de la enfermedad periodontal son:

– Sangrado de las encías.
– Encías separadas.
– Sensación de dientes flojos.
– Mal aliento persistente.
– Cambio en la mordida.
– Cambio en el ajuste de las dentaduras parciales.

Causas que provocan la enfermedad periodontal

Las causas que producen periodontitis son:

– Bacterias patógenas.
– Factores genéticos.
– Consumo de alcohol.
– Consumo de tabaco.
– No cepillarse los dientes.
– Tener los dientes mal alineados.
– Consumir ciertos medicamentos.
– Enfermedades como al diabetes.

Evita la caída de los dientes manteniéndolos saludables

Para evitar la enfermedad periodontal y con ella la pérdida de los dientes es fundamental tener la boca saludable. Para ello debes lavarte los dientes al menos dos veces al día y utilizar con regularidad el hilo dental y los cepillos interdentales. Es recomendable utilizar estos accesorios al menos por la noche.

Sigue una dieta equilibrada y trata de eliminar el consumo de tóxicos como puede ser el tabaco.

Identifica el riesgo en tu propia boca

Las personas que sufren periodontitis o que tienen riesgo de sufrirla presentan enrojecimiento e inflamación en algunas zonas de las encías. Si se separan de los dientes puede ser que estén afectadas.

Otra señal de periodontitis es el sangrado de las encías. El sangrado suele coincidir con las zonas donde se acumula más sarro.

Es muy importante que prestes atención a todos estos síntomas porque a largo plazo pueden acabar con la pérdida de los dientes.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required