Cómo cepillar los dientes con brackets

Cómo cepillar los dientes con brackets

La ortodoncia sirve para mucho más que mejorar la sonrisa. También participa activamente en la corrección de los dientes apiñados y desalineados. Esta función es clave porque una mordida irregular (también llamada “maloclusión”) puede derivar en otros problemas, como la limpieza desigual de la placa en los dientes mal alineados, que puede causar inflamación gingival y caries.

Saber cómo cepillarse los dientes con brackets para cuidarlos correctamente sirve para mantenerlos en buen estado y proteger los dientes que hay debajo, además de hacer que la experiencia de llevarlos sea más agradable. Aprender lo esencial sobre sus cuidados te ayudará a seguir los consejos de tu profesional dental para mantener unos dientes y encías sanos mientras dure el tratamiento.

La limpieza de brackets debe ser minuciosa para evitar que la placa bacteriana quede atrapada dentro y a su alrededor. El siguiente método facilita y simplifica el cepillado y el uso de hilo dental diario.

Prepárate para cepillarte

Retira las gomas y demás partes móviles del aparato.

Limpia los brackets

Sujeta el cepillo en un ángulo de 45 grados para limpiar alrededor del alambre y los ganchos de los brackets. Cepilla desde la parte superior de los alambres hacia la inferior. Asegúrate de que has eliminado toda la placa e impurezas, y de que has recorrido todas las zonas de la parte inferior y superior.

Cepíllate los dientes

Lava cada diente de forma individual. Primero, sitúa el mango en un ángulo de 45 grados con respecto a la línea de las encías; a continuación, presiona suavemente mientras describes un movimiento circular. Hazlo durante 10 segundos. Realiza el mismo movimiento por las superficies interna y externa de los dientes inclinando el cepillo para llegar mejor a la parte interior de los dientes frontales más pequeños.

Utiliza seda dental una vez al día

Pídele al dentista que te enseñe a utilizarla correctamente o sigue las instrucciones del envase del producto. Quizás te interese probar un producto de limpieza con hilo dental específico para ortodoncias y tareas ortodónticas, como el enhebrador de hilo dental.

Enjuágate y revisa tus dientes

Enjuágate bien con agua o enjuague bucal y examina tus dientes y la ortodoncia en el espejo.

Durante el tiempo que dure tu tratamiento ortodóntico, tendrás que visitar regularmente al ortodoncista para que ajuste el aparato. Tras el ajuste, podrías sentir tensión e incluso una ligera molestia. Si las molestias o el dolor no desaparecen pronto o se intensifican demasiado, consulta con tu ortodoncista. Comunícale inmediatamente cualquier duda sobre el aparato y los problemas con las piezas rotas.

Es importante que también sigas visitando periódicamente al dentista durante el tratamiento ortodóntico. Las revisiones rutinarias son necesarias para controlar la aparición de caries y los signos de enfermedad gingival. Además, tu dentista o higienista dental podría someterte a frecuentes tratamientos con flúor para aumentar la protección de la superficie de los dientes frente a las caries mientras lleves los brackets.

Tu profesional dental controlará tus técnicas de cuidado bucal en casa y te recomendará cambios cuando sea necesario. Como siempre, asegúrate de cumplir las indicaciones sobre cómo cepillarse los dientes con ortodoncia.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





Consejos para tener unos dientes blancos

Consejos para tener unos dientes blancos

Nos ayudan a masticar, hablar y sonreír, pero si no los cuidamos bien, pueden arruinar nuestro rostro. Aquí te decimos cómo mantenerlos saludables y relucientes como perlas.

Evita los manchadores de dientes

Si sueles beber vino tinto, café o té negro y fumar, ni en sueños esperes tener dientes blancos. Otros culpables de manchar la dentadura son los refrescos de cola, algunas salsas y los jugos oscuros. En pocas palabras, si te metes en la boca algo que manche los dientes, lo más probable es que eso ocurra. Cepíllate inmediatamente después de comer o beber alimentos de color oscuro, y usa un buen blanqueador dental casero o acude al dentista. Comer una manzana al día también ayuda a limpiar los dientes.

Cambia tu cepillo de dientes…

…o la cabeza del cepillo de dientes eléctrico al menos cada dos o tres meses; de lo contrario, lo único que lograrás es transferir bacterias a tu boca. Según el doctor Harold Katz, dentista de California, la mejor manera de lavarse los dientes es colocar el cepillo en un ángulo de 45 grados contra las encías y frotar despacio con movimientos circulares, en vez de movimientos de vaivén. Sujeta el cepillo como si fuera un lápiz para no aplicar demasiada fuerza al frotar las cerdas contra los dientes.

Limpia tu lengua

Utiliza un raspador de lengua todas las mañanas para remover la placa bacteriana que se forma en ella durante la noche. Una de las principales causas del mal aliento es la acumulación de bacterias en la lengua, que el raspado diario ayuda a eliminar. Además, el uso del raspador es más eficaz que frotarse la lengua con el cepillo de dientes.

Come alimentos “detergente”

Los alimentos de consistencia firme o crujiente ayudan a limpiar la dentadura mientras se mastican. Ya mencionamos las manzanas (algunos dentistas las llaman los cepillos de dientes de la naturaleza); otras buenas opciones son las zanahorias crudas, el apio y las palomitas de maíz. Para obtener los mejores resultados, procura dejar los alimentos “detergente” al final de la comida si no podrás cepillarte los dientes inmediatamente después de haber comido.

Mantén fresco tu aliento

¿Vas a comprar un enjuague bucal? Asegúrate de que no contenga alcohol. La mayoría de los enjuagues de venta libre contienen demasiado alcohol, el cual reseca las membranas de la boca y las hace más vulnerables a las bacterias.

Aprende a usar el hilo dental con los ojos cerrados

Si aprendes a usar el hilo sin tener que guiarte con un espejo, podrás usarlo también dentro del auto, en la oficina y antes de alguna cita o reunión importante. Compra varios dispensadores de hilo dental, y repártelos entre el coche, el cajón del escritorio y tu bolso o portafolio.

Cepíllate los dientes al levantarte de la cama y antes de acostarte

Son los dos momentos cruciales del día. La explicación es que la saliva —que protege los dientes de la placa bacteriana causante de caries— se seca durante la noche, así que lo mejor es eliminar la placa antes de ir a la cama. También es importante que te cepilles a primera hora de la mañana para remover la placa de bacterias (¡y el mal aliento!) que pudiera haberse acumulado en tu boca mientras dormías.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





Cómo prevenir el sangrado de encías

Cómo prevenir el sangrado de encías

Las encías sanas no sangran, de modo que si te sangran durante el cepillado o cuando usas el hilo dental, no es normal. Podría ser uno de los primeros signos de enfermedad gingival. Si te sangran las encías, asegúrate de comentárselo a tu dentista.

Hay una serie de posibles causas para el sangrado de las encías: una nueva rutina bucal, cepillarse demasiado, demasiado fuerte o demasiado suave o algunos medicamentos. A menudo, el sangrado de las encías puede estar causado por la acumulación de placa bacteriana por encima, alrededor y entre los dientes. Si no se elimina (normalmente mediante el cepillado) estas bacterias pueden irritar tus encías y causar su sangrado.

Hay seis simples pasos que puedes seguir en tu rutina de cuidado bucal para reducir el riesgo de sangrado al cepillarte.

Dos veces al día, por dos minutos

El cepillado ayuda a eliminar la placa bacteriana y las partículas de comida que, si se acumulan encima, alrededor o entre los dientes, pueden llegar a irritar las encías y causar problemas como la gingivitis. Cepíllate los dientes dos veces al día durante dos minutos idealmente con una pasta de dientes con flúor.

No te dejes ningún rincón

Asegúrate de limpiar todos los rincones de tu boca, incluso las zonas de difícil acceso como entre diente y diente. Muévete de forma metódica por la boca y limpia tanto las superficies interiores como las exteriores de todos los dientes (superior e inferior) así como la superficie de las muelas que se emplea para masticar. También puedes preguntarle a tu dentista la mejor forma de cepillarte los dientes.

Con cuidado

Cuando te limpias los dientes, fuerte no siempre es lo mejor. De hecho, cepillarte demasiado fuerte o demasiadas veces o con un cepillo gastado, puede dañar el esmalte, así que cepíllate con cuidado. También te recomendamos que cambies tu cepillo de dientes cada tres meses.

Por todos los escondites

Utiliza movimientos circulares o elípticos e inclina el cepillo con el cabezal hacia abajo en un ángulo de 45 grados. Esto ayuda a limpiar la línea de las encías (la zona en la que la encía se une con el diente). Para las superficies internas de tus dientes frontales, coloca el cepillo en posición vertical y utiliza la parte frontal para realizar pequeñas cepilladas circulares.

No olvides las encías y las zonas entre los dientes

La línea de las encías es propensa a la acumulación de placa bacteriana dañina. Céntrate especialmente en eliminar la placa de esta zona, así como de los espacios que hay entre tus dientes. Junto con el uso regular del hilo dental o de cepillos interdentales, esto puede ayudarte a controlar la acumulación de placa.

Y no te olvides de la lengua

Una buena higiene oral no se limita a tus dientes y tus encías. Cepillar con suavidad la lengua también puede ayudarte a refrescar tu aliento y a limpiar tu boca gracias a la eliminación de bacteria.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





¿A qué edad se empiezan a caer los dientes de leche del niño?

¿A qué edad se empiezan a caer los dientes de leche del niño?

Los primeros dientes temporales en caer son precisamente los primeros que le salieron, es decir, los incisivos inferiores (los últimos, los segundos molares superiores).

A los 6 años sale la primera muela definitiva, justo por detrás de las de leche (como ésta no hace caer a ningún diente, suele pasar desapercibida).

A los 6 años empiezan a caer los primeros dientes de leche. Si es niña, probablemente ocurra antes, sobre los 5 años.

Progresivamente le irán saliendo las restantes piezas permanentes (32 en total), hasta los 12 años de edad.

A esta edad debe cepillarse los dientes solo, aunque conviene hacer un “repaso” paterno en el cepillado nocturno para llegar bien a las muelas definitivas, al menos hasta los 8 años.

Las piezas dentales tienen cien superficies y un niño sin ayuda no puede limpiarse bien ni la tercera parte de ellas”, argumenta Camila Palma.

Algunos expertos dicen que un niño está listo para cepillarse solo cuando es capaz de hacerse el nudo del zapato.

Ya puede utilizar pasta de dientes de adulto porque no se la tragará. Consulta al odontopediatra si debe usar algún colutorio.

Y recuerda:

El picoteo continuo está desaconsejado. Ten presente que la persistencia de azúcar en los dientes es más peligrosa que la cantidad.

Evita que ingiera azúcares a deshoras y dile que se cepille o al menos que se enjuague la boca cuando los tome.

 

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





Por qué deberías hacerte una limpieza dental profesional

Por qué deberías hacerte una limpieza dental profesional

Recibir una limpieza dental cada seis meses por parte de un profesional le ayudará a mantener sus dientes y encías saludables. En Doctores Jiménez hemos mejorado la salud oral y la calidad de las sonrisas de miles y miles de pacientes, al servicio de tu salud dental desde hace más de 30 años.

Aparte de tener unos dientes sanos, realizarse una limpieza profesional puede ayudarle a prevenir muchas enfermedades orales, como por ejemplo: la caries dental, enfermedad de las encías, cáncer oral y la pérdida de dientes.

La limpieza dental implica la eliminación de la placa bacteriana y remueve restos de sarro que se acumulan por los alimentos que consumimos.

Si usted está buscando una solución de aspecto natural, los implantes dentales son una opción maravillosa. Así, ya no tendrá que luchar con opciones dentales incómodas y muy probablemente no será capaz de notar la diferencia entre el implante y los dientes naturales.

 

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





Qué son y cómo funcionan los implantes cigomáticos

Qué son y cómo funcionan los implantes cigomáticos

El implante cigomático es un implante especial con unas dimensiones mayores que los implantes convencionales y que en lugar de anclarse en el hueso maxilar en su totalidad se ancla fundamentalmente en el hueso cigomático o malar que es el hueso que se encuentra a la altura del pómulo. Mientras que las dimensión media de un implante convencional es de unos 10 mm el implante cigomático tiene una longitud entre 40 y 50.

¿Cuándo se recomiendan los implantes cigomáticos?

Los implantes cigomáticos tienen una indicación muy clara, es para aquellos pacientes que presentan una atrofia muy severa del maxilar superior y que para el tratamiento con implantes sólo tienen la opción de realizarse injertos óseos. Esta opción es válida aunque supone mayor tiempo de tratamiento y también un número mayor de intervenciones quirúrgicas. Los implantes cigomáticos tienen la ventaja de colocarse en una única cirugía y además se suelen cargar los implantes en el mismo momento, de manera que el paciente se va ese mismo día o en las primeras 48 horas con dientes provisionales fijos.

¿Cuántos implantes cigomáticos suelen ser necesarios?

Existen dos modalidades, en función del grado de atrofia del maxilar superior.

  • Atrofia moderada: Se observa en aquellos pacientes que no tienen nada de hueso en los sectores posteriores, pero conserva suficiente hueso en el sector anterior para estabilizar al menos 4 implantes convencionales. En este caso se pueden utilizar 2 implantes cigomáticos + 4 implantes convencionales, pudiendo cargarse los implantes en las primeras 48 horas.
  • Atrofia severa: Se observa en aquellos pacientes en donde no existe nada de hueso tanto en sectores posteriores como en sectores anteriores y por lo tanto no existe la posibilidad de colocar implantes convencionales sin la utilización de injertos óseos para reconstruir el hueso perdido. En este caso se utilizan 4 implantes cigomáticos que también pueden cargarse en las primeras 24 horas y por lo tanto el paciente mantiene la estética desde el primer momento.

 

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





Qué hacer cuando un niño sufre un golpe en un diente

Qué hacer cuando un niño sufre un golpe en un diente

Los traumatismos en los dientes en niños son muy frecuentes durante los primeros años de vida. En esta época de la vida muchos de ellos se producen sobre los dientes de leche y no tienen una repercusión futura importante. No obstante, en ocasiones los traumatismos pueden afectar a las encías y a la dentición definitiva y es importante saber cómo actuar en las primeras horas.

Los traumatismos en los dientes pueden tener como consecuencias posibles su fractura (diente roto), subluxación (diente móvil), luxación (diente fuera de su localización normal) o su avulsión (arrancamiento del diente).

Fractura dental

Cuando la corona del diente se rompe pero no se mueve no precisa tratamiento urgente, si bien es recomendable que lo valore su dentista en los siguientes días, para realizar un control clínico y radiológico.

Cuando, además de romperse, el diente es móvil, depende de si se trata de una pieza de leche o si es el diente definitivo. En caso de los dientes de leche, si es muy móvil puede extraerse o puede esperarse a que se desprenda solo en las siguientes horas o días. Es recomendable el control por su dentista porque en ocasiones puede producir alteraciones en la erupción de los dientes definitivos. 

Subluxación, luxación o avulsión de un diente

Cuando el traumatismo afecta no sólo al diente sino también a los tejido que sujetan el diente, encía y hueso en que está ubicado, pueden producirse cualquiera de estas lesiones.

Subluxación

Es cuando el diente es ligeramente móvil pero no se ha desplazado de su localización normal, dentro de la línea de dientes. Si son dientes de leche ha de tratarse con dieta blanda de fácil masticación, higiene dental rigurosa pero cuidadosa, analgésicos (ibuprofeno, paracetamol) y con control por su dentista.

Cuando se trata de dientes definitivos, además de esto, es necesario que un odontólogo o un cirujano maxilofacial lo “sujete” a los dientes que tiene al lado (ferulización) para intentar que se vuelva a fijar a su lecho.

Luxación

Se llama así cuando el diente queda fuera de su posición normal en la línea de dientes, sin llegar a desprenderse, por ejemplo cuando el diente queda impactado o incrustado. Se trata de manera similar a la subluxación, y en algunos casos con antibióticos para prevenir la infección. El odontólogo deberá valorar el tratamiento específico en función de la gravedad del desplazamiento.

Avulsión o arrancamiento de las piezas dentarias

Los dientes de leche no deben reimplantarse. Los definitivos sí, de forma urgente, idealmente durante la primera hora, pues después las posibilidades de éxito disminuyen mucho. El diente puede transportarse sumergido en leche o en suero fisiológico o, en los niños mayores, incluso dentro de la boca (bajo la lengua o en el mismo hueco que ha dejado el diente), si no se dispone de un medio de transporte adecuado.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





Beneficios de las fresas para la salud de tus dientes

Beneficios de las fresas para la salud de tus dientes

Como ya os hemos contado en otras ocasiones, no hay nada mejor que consumir productos de temporada y, a ser posible, locales, ya que están en su mejor momento y los beneficios de los mismos se potencian. Sí, ¡tu salud lo notará!

Las fresas son uno de esos alimentos, ¿sabías que es una de las frutas más completas para nuestra salud bucodental? Esto se debe principalmente a su alto contenido en Xylitol, que hace que las fresas ‘ataquen’ de forma eficaz a las bacterias que de otro modo empezarían a ‘hacer de las suyas’ en nuestra placa dental. Además, las fresas son ricas en fructosa, lo que nos permite aportar azúcares a nuestro organismo de forma natural.

Además de combatir la placa dental, inhibe la desmineralización que se produce como consecuencia de la disminución del pH de nuestra boca y que provoca el desgaste del esmalte dental.

Así, las fresas fortalecen nuestro esmalte y hace que nuestros dientes luzcan mucho más blancos (aunque no los blanquea como algunos dicen).

Asimismo, el Xylitol presente en esta fruta estimula la circulación sanguínea en las encías, lo que aporta vitalidad a los dientes, además de que estabiliza la caries aguda.

Si te ha gustado esta información y te interesa cuidar al máximo posible tu salud, no olvides echarle un vistazo al resto de publicaciones de nuestro perfil de Facebook. Te esperamos!!.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





Qué es el raspado dental

Qué es el raspado dental

El raspado dental es la forma no-quirúrgica más común para tratar la enfermedad periodontal, conocida como periodontitis.

Si su periodontitis es moderada, pero no grave, su dentista puede recomendarle el raspado dental para impedir que su enfermedad periodontal avance. Si su periodontitis es grave y necesita cirugía, su dentista podría recomendarle practicar raspado y alisado radicular antes de realizar el procedimiento quirúrgico y durante la limpieza dental que se debe realizar antes de la cirugía.

La sustancia pegajosa llena de bacterias, conocida como placa, que causa enfermedad periodontal tiende a acumularse en el área debajo de la línea de las encías. Si sus encías están un poco retraídas, usted es más propenso a sufrir de enfermedad periodontal; por esa razón, su dentista puede recomendar practicarle un raspado dental. Esta es una técnica no quirúrgica, pero a la vez es un procedimiento distinto a la limpieza dental; con el raspado se limpian los dientes debajo de la línea de las encías.

Hay dos tipos de instrumentos para realizar el raspado dental y algunos dentistas o higienistas dentales podrían usar ambos:

  • Instrumentos manuales: su dentista o periodontista  usará un raspador dental y una cureta para remover manualmente (raspar) la placa de los dientes. Los dentistas o higienistas dentales no pueden ver la placa, ellos confían en el tacto para identificar áreas de acumulación de sarro y lugares desiguales en los dientes.
  • Instrumentos de ultrasonido: el raspado ultrasónico se realiza con instrumentos con un cabezal de metal que vibra para romper los cúmulos de sarro e irriga con agua para limpiar la zona trabajada y mantener una buena temperatura en el instrumento.

¿Quieres ampliar información?. No lo dudes más y ponte en contacto con nosotros!!

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





Por qué nos salen manchas en los dientes

Por qué nos salen manchas en los dientes

Una de las causas que hacen que muchas personas no se sientan cómodas con su sonrisa son las manchas en los dientes. Estas pueden aparecer por distintas razones, pueden ser de distintos colores y debemos ser conscientes de que podemos tratarlas tanto en casa como en la consulta del dentista para hacer que desaparezcan y así presumir de sonrisa sin ningún tipo de vergüenza. A continuación te explicamos a qué se deben las distintas manchas que aparecen en los dientes y cómo podemos tratarlas.

Qué tipos de manchas existen y por qué aparecen

Las manchas en los dientes pueden ser de distintos colores (blancas, marrones y amarillas) y entre sus causas podemos encontrar diferentes factores, aunque todas tienen en común que causan un mal efecto estético en nuestra sonrisa. Las más comunes suelen ser las manchas amarillas.

Manchas amarillas

Las manchas amarillas en los dientes aparecen debido a un deterioro del esmalte, la capa más superficial del diente y que actúa como protección del mismo. Estas manchas amarillas suelen aparecer acompañadas, además, de los bordes del diente o dientes afectados ligeramente translúcidos, y ocasionan una mayor sensibilidad al frío, al calor y pueden llegar a doler al ingerir alimentos dulces.

Las causas de las manchas amarillas en los dientes pueden ser diversas, aunque las más frecuentes son la acción de sustancias o alimentos ácidos (como los cítricos, el vinagre, los jugos gástricos o agentes blanqueantes), el bruxismo o rechinar de dientes, sobre todo durante la noche, o un cepillado de dientes muy agresivo.

Manchas marrones

Las manchas marrones en los dientes suelen estar asociadas al consumo excesivo de algunas sustancias como el tabaco, el café o el alcohol. Algunas de estas sustancias, como el café, contienen algunos colorantes que pueden afectar a los dientes, pero además pueden alterar el equilibrio de la flora bacteriana de los dientes y favorecen la formación de placas de sarro. ¿Alguna vez has notado líneas marrones a la altura de las encías? Estas son sarro que promueven la formación de caries en las distintas piezas dentales y la aparición de otras enfermedades bucales.

Manchas blancas

Las manchas blancas en los dientes aparecen en zonas aisladas como fruto de una descalcificación de esa zona en el esmalte dental. Es importante que las localicemos ya que suelen ser el anuncio de la aparición de caries en un futuro. Pueden aparecer también cuando llevamos aparatos dentales, como por ejemplo los brackets, y no mantenemos una higiene bucal adecuada: en este caso las manchas aparecen cuando se retiran los aparatos y es necesario tratar esas caries que comenzarían a formarse entonces.

Otra de las causas de la aparición de manchas blancas en los dientes puede ser la presencia de algún problema mientras se está formando la dentadura definitiva: en este caso la única solución para hacer que no se vean son las carillas dentales.

Cómo prevenir su aparición

Para evitar que las manchas de cualquier tipo aparezcan en los dientes, lo mejor que podemos hacer es mantener una higiene dental adecuada: lavarnos los dientes después de cada comida, utilizar un colutorio dental e hilo dental para acabar con todas las impurezas y realizarnos también una limpieza en el dentista cada cierto tiempo es importante para mantener nuestra dentadura en perfecto estado. Además, es importante que acostumbremos a los niños desde temprana edad a cuidar su dentadura para evitar posibles problemas.

Tratamiento profesional en el dentista

Ya en la consulta del dentista podemos recurrir a una limpieza dental profesional: este tipo de limpieza termina con las manchas superficiales de los dientes, es indolora y se realiza en una sola sesión. Es un método sencillo para mejorar la coloración natural de los dientes.

Tanto para manchas superficiales como intrínsecas también podemos recurrir al blanqueamiento dental en la consulta del dentista. El tipo de blanqueamiento que se realiza en la consulta del dentista es la fotoactivación con la que se consigue un aclarado de hasta 8 tonos en una sesión de 45 minutos.

Las carillas dentales son otro de los métodos que podemos utilizar para conseguir una sonrisa más blanca y reluciente: estas son unas láminas de porcelana que se colocan por delante de nuestras piezas dentales y que se utiliza en caso de que existan manchas intrínsecas y difíciles de eliminar.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required