Cómo mantener tus dientes siempre blancos

Cómo mantener tus dientes siempre blancos

Cada persona tiene un color de dientes distinto y con el paso del tiempo a todo el mundo se le oscurecen los dientes. Hoy en día la publicidad nos bombardea continuamente con productos que nos venden como milagrosos para que nuestros dientes vuelvan a ser blancos como los de un bebé.

El color de los dientes viene asociado a la genética pero este cambia con el tiempo. Los dientes de leche no tienen el mismo color que los dientes permanentes ya que tienen menos concentración de dentina y por ello son más blancos. En cambio, los dientes definitivos tienen un color ligeramente amarillento y son más oscuros cuanto más cerca están de la encía. Con el paso de los años, el esmalte de los dientes se va desgastando y va apareciendo el color amarillento de la dentina.

Manchas en los dientes

Las manchas de los dientes pueden ser de dos tipos: internas y externas.

Las internas se producen en la formación del diente y pueden ser generalizadas o aisladas en un solo diente. Hoy en día se sabe que haber tomado tetraciclina durante la infancia es la causa de las manchas en muchos dientes. Otra causa de la aparición de manchas en los dientes es la fluorosis o el consumo de mucho flúor. Las manchas internas también pueden estar ocasionadas por la falta de vitaminas y por la aparición de caries.

Las manchas externas se producen por fuera del diente y pueden ser debidas a la alimentación, al tabaco o al café.

Causas de las manchas en los dientes

Existen alimentos y bebidas que están en continua lucha con la blancura de nuestros dientes porque contienen sustancias que se pegan al esmalte dental. Los alimentos muy ácidos erosionan el esmalte dental y facilitan la aparición de manchas. Si quieres tener unos dientes blancos debes evitar la siguiente lista de alimentos:

  • Café y Te: los dos tienen taninos y su consumo continuado puede causar manchas en los dientes. Si tomas té es mejor que tomes té blanco o rojo y evites el negro.
  • Vino: el vino también contiene taninos, pero además aporta acidez que ayuda a erosionar el esmalte. Desconfía asimismo del vino blanco pues aunque no tiene color también tiene taninos y la misma acidez que el tinto.
  • Verduras de color oscuro: este tipo de verduras pueden manchar tus dientes.
  • Las frutas: sobre todo los cítricos cuyo ácido estropea el esmalte de los dientes.
  • Las bebidas de cola: estas tienen colorantes que manchan la dentadura.
  • El vinagre: por la acidez que tiene que daña a los dientes.
  • La salsa de soja y la de tomate: estas salsas contienen colorantes que afectan al color de los dientes.
  • Zumos con frutos rojos: como pueden ser los jugos de mora y arándanos que dañan el blanco de la dentadura.

Consejos para conseguir unos dientes blancos

Para conseguir que tus dientes permanezcan blancos debes tener una buena higiene dental y visitar al dentista periódicamente para que pueda eliminar cualquier mancha antes de que debilite el esmalte.

En Doctores Jiménez aconsejamos pedir cita previa y acudir a consulta ante cualquier síntoma de posible problema dental. La prevención es fundamental para mantener nuestros dientes siempre en perfecto estado de salud y revista.

También tienes que consumir frutas y verduras duras y fibrosas como pueden ser la manzana o la zanahoria y productos lácteos como el queso y los yogures naturales. El queso curado aumenta la cantidad de saliva y evita la acción corrosiva de los ácidos en los dientes.

Es aconsejable ingerir alimentos sin color como el arroz, la pasta, el pescado o el chocolate blanco. Además, los chicles sin azúcar te ayudan a tener los dientes blancos ya que masticar este tipo de chicles favorece la producción de saliva y los edulcorantes que contiene no favorecen la aparición de caries. Lo que nunca debes hacer es fumar porque el tabaco perjudica gravemente el color de tu dentadura.

Cómo afecta el tabaco a los dientes y las encías

Cómo afecta el tabaco a los dientes y las encías

Seguro que te has preguntado más de una vez hasta qué punto afecta el hecho de fumar a tu dentadura. Aunque los daños suelen ir más allá de las manchas en los dientes y la halitosis, hoy te vamos a contar el impacto que provoca el consumo de tabaco sobre los dientes.

¿Cómo afecta el tabaco a los dientes y a las encías?

Como te decíamos, los daños del tabaquismo traspasan la barrera de los efectos visibles como son las manchas o el mal aliento. Su mayor amenaza pasa más inadvertida porque no se ve. El consumo del tabaco se encuentra íntimamente relacionado con:

  • Las enfermedades periodontales que provocan la pérdida de piezas dentales.
  • El fracaso de los implantes dentales.
  • Junto con el alcohol, es una de las principales causas de cáncer de boca.
¿Por qué es tan perjudicial el tabaco para los dientes?

Para empezar, podemos referirnos a una evidencia y es que la boca es su puerta de entrada. A esto hay que sumarle el efecto nocivo de las sustancias tóxicas del tabaco del calor inducido al fumar. El humo de los cigarrillos está formado por 4000 microorganismos tóxicos y cancerígenos. Por lo que las personas fumadoras tienen un nivel más alto de bacteriaspatógenas en la zona periodontal y las defensas de las encías más bajas frente a un ataque bacteriano. Esto se traduce en una vulnerabilidad a las infecciones periodontales.

La mayor parte de los pacientes que no responden de manera correcta a tratamientos son fumadores, ¿a qué puede ser debido? El tabaco suele ser el protagonista del fracaso de algunos tratamientos dentales como el raspado y el alisado radicular, la cirugía periodontal, los tratamientos regenerativos y los implantes dentales. Esto se debe a su acción irritante y anticicatrizante.

Lo más peligroso de todo es que además de las enfermedades asociadas a la boca, la vida también se pone en juego. La nicotina y el alquitrán elevan las posibilidades de sufrir cáncer bucal sobre todo cuando se mezclan con alcohol ya que hace que las mucosas se permeabilicen. Si bien esta patología no es muy elevada, la tasa de mortalidad sí es alta porque se suele diagnosticar en estados muy avanzados.

Por todo ello, y fieles a nuestro convencimiento y consejo constantes de esfuerzo en una vida sana y saludable, os recordamos que en Doctores Jiménez estamos a vuestra entera disposición para ayudaros en todo cuanto esté en nuestras manos. No dudes en contactarnos!!

Las claves de un cepillado dental perfecto

Las claves de un cepillado dental perfecto

Mantener una correcta salud dental se consigue visitando al dentista una vez al año como mínimo y siguiendo las 7 claves imprescindibles para un cepillado dental perfecto diario. Teniendo en cuenta las siguientes recomendaciones de nuestros expertos odontólogos a la hora de cepillarse los dientes, evitaremos posibles problemas dentales y disfrutarás de una correcta higiene bucal.

En Doctores Jiménez, llevamos más de 30 años cuidando de ti y tu higiene dental, por eso te ofrecemos y facilitamos estas 7 claves que te ayudarán a mantener una boca sana y perfecta.

1. Cepillarse tres veces al día

Hay que realizar un buen cepillado después de cada comida para eliminar los restos de alimentos y la placa bacteriana, evitando así que se acumule sarro a causa de la masticación y que éste pueda causar problemas bucales a largo plazo. Todos los cepillados dentales son importantes, pero sin duda, el de la noche no debe faltar, así se conseguirá que mientras se duerme la boca esté sana y libre de infecciones.

2. Siempre el mismo recorrido en el cepillado

Existe una manera adecuada de usar el cepillo de dientes para no dañar la boca. Hay que colocar el cabezal del cepillo en posición horizontal sobre la encía superior, con una inclinación de 45º sobre los dientes. Así se podrán realizar correctos movimientos verticales de arriba a abajo y viceversa cubriendo la encía, el diente y la unión de ambos. (Los movimientos horizontales pueden dañar las encías).

En la zona de masticación el cepillado dental debe hacerse en sentido horizontal y con movimientos cortos de atrás a delante. Lo correcto es llevar a cabo movimientos pequeños de vibración o circulares, sin aplicar mucha presión con el mango, para que los filamentos del cepillo no se desplacen bruscamente de su trayectoria y dañen la encía. En los dientes anteriores, por la cara lingual, se debe realizar con el cepillo colocado verticalmente.

3. No sólo cepillar los dientes

Hay que tener en cuenta que también hay que cepillar la lengua y las mejillas. En el caso de la lengua, cepillar desde atrás hacia delante para arrastrar restos de comida, células descamadas, mucosidades, bacterias, etcétera, ayudando así a prevenir la placa bacteriana que causa el mal aliento. El cepillado dental debe durar aproximadamente 3 minutos y terminar con un enjuague suave para eliminar los restos.

4. Estado del cepillo

  • Antes de cepillar: Conviene utilizar un cepillo suave y adecuado a cada tipo de encía, con las puntas de las cerdas redondeadas y una cabeza pequeña para llegar a todas las zonas, así se adaptan mejor a la anatomía dental y no son abrasivos.
  • Después del cepillado: Una vez terminado el cepillado, hay que lavar y secar bien el cepillo de dientes, conviene guardarlo en un lugar seco y no junto a otros cepillos para que no se llenen de bacterias.

El cepillo dental hay que cambiarlo cada 3 o 4 meses ya que si se desgasta su uso no tiene efecto. También hay que cambiarlo si se ha estado enfermo, una vez recuperado y evitar así que haya restos del virus en el cepillo. Ante todo, nunca hay que compartir el cepillo de dientes con nadie, es un objeto intransferible.

5. Complementar el cepillado con enjuague bucal e hilo dental

Al menos una vez al día. Hay que saber utilizar adecuadamente el hilo dental, usar un trozo de unos 30 cm para pasarlo entre los espacios interdentales despacio para remover y sacar la placa formada. Hay que realizar los movimientos con cuidado evitando dañar las encías llegando a lugares más difíciles de alcanzar.

6. Controlar el consumo de alimentos azucarados

Y cuando se coman, cepillarse los dientes para evitar posibles caries. Así como productos muy fríos o calientes que puedan causar daños en las encías.

7. Sangrado

Si durante el cepillado dental se nota un sangrado de encías o dolores bucales, lo mejor es consultar a un odontólogo para evitar posibles enfermedades periodontales y atajar problemas que afecten a la correcta salud bucodental.

5 consejos para alejar las caries de los niños

5 consejos para alejar las caries de los niños

Según estudios recientes, los niños tienen un promedio de tres dientes con caries, perdidos o empastados. ¿Qué pueden hacer los padres para reducir los riesgos?.

Evitar las bebidas azucaradas

La caries dental es causada por el consumo frecuente de demasiados alimentos y bebidas azucaradas. «A menos de que se aborde este problema, existe un riesgo mucho mayor de que se produzcan más caries en los dientes permanentes a lo largo de la vida adulta», advierten expertos sanitarios. Los alimentos que contienen azúcar como dulces, mermeladas, pasteles, galletas, postres y helados, no deben darse con demasiada frecuencia y se deben mantener sólo a la hora de comer.

Los expertos sugieren ofrecer aperitivos, tales como frutas y verduras crudas, incluidas las mandarinas, plátanos, trozos de pepino o zanahoria. Otros aperitivos saludables incluyen tostadas, galletas de arroz y palomitas de maíz.

Sustituir el biberón por vasos a partir del año

Tomar las bebidas azucaradas en biberones y vasitos con tapa aumenta aún más el daño causado a la dentadura, en particular a los dientes delanteros. En este sentido, se aconseja a los padres que animen a sus hijos a beber de una taza de flujo libre a partir de los seis meses de edad y dejen de alimentarles con biberón a partir de los 12 meses de edad.

Enseñar a un niño a beber con pajita también puede ayudar.

Dar agua y leche

El agua y la leche para los menores de tres años son la mejor opción para los niños muy pequeños. La lactancia materna proporciona la mejor nutrición para los bebés, y las mejores bebidas para los niños pequeños de uno a dos años son la leche entera y el agua y de dos años de edad en adelante la leche semidesnatada y agua, siempre y cuando el niño sea de buen comer.

Los nutricionistas recomiendan no añadir azúcar a los alimentos o bebidas de destete.

El cepillado de dientes: dos veces al día

Un cepillado a fondo durante dos minutos, dos veces al día, una de ellas antes de acostarse, ayuda a prevenir la caries dental.

Mejor usar medicamentos sin azúcar

También se aconseja a los padres preguntar si hay disponible un medicamento sin azúcar y recordar al médico sobre esto cuando realice una receta para el niño.

¿Qué prácticas debemos evitar para tener los dientes sanos?

¿Qué prácticas debemos evitar para tener los dientes sanos?

La salud bucodental representa todos los aspectos relacionados con la higiene y el funcionamiento de nuestra boca, específicamente de los dientes y las encías. En ocasiones, tenemos una serie de hábitos que dañan nuestra dentadura y derivan en dolencias como las caries, las inflamaciones, la pérdida de incisivos o el mal aliento.

La higiene dental es muy importante para tener unos dientes sanos

La higiene dental es muy importante para tener unos dientes sanos

La mejor medida para prevenir estas afecciones es manteniendo una completa higiene dental diaria en casa, utilizando flúor y moderando el consumo de alimentos cariogénicos, y acudiendo a un profesional para revisar tu dentadura. Sin embargo, existen otros factores externos que podemos controlar para tener unos dientes sanos.

¿Cuáles son las principales prácticas que dañan nuestros dientes?

  • Fumar: el tabaco, además de manchar, provoca mal aliento y disminuye la capacidad de degustar los alimentos.
  • Piercings: los pendientes en la boca fracturan los dientes y son un foco de infecciones y otras enfermedades.
  • Cortar hilos con la boca: aquellos que practican costura lo suelen hacer sin ser conscientes de la sesibilidad y desgaste que puede generar.
  • Morder objetos: lápices, bolígrafos, partir las etiquetas o abrir bolsas con los dientes, pueden provocar fracturas y fisuras.
  • Masticar chicle: es un hábito muy común, sobre todo, si comemos fuera de casa y no tenemos otra forma de cambiar nuestro sabor de boca. En exceso, producen caries y otros problemas articulares.
  • Moderse las uñas: fractura el sector anterior de la boca, incisivos y caninos, dañándolos y fisurándolos.

En nuestra clínica sabemos que la salud bucodental está relacionada con el bienestar de nuestro cuerpo. La capacidad de masticar los alimentos adecuadamente es fundamental para obtener los nutrientes esenciales que nos permiten gozar de buena salud. Nos preocupamos por satisfacer sus necesidades y facilitarle toda la información que necesite sobre los diferentes tratamientos dentales que llevamos a cabo en nuestra consulta. Consúltenos sin compromiso.

Cinco cosas que no sabes sobre tu cepillo de dientes

Cinco cosas que no sabes sobre tu cepillo de dientes

No sólo se trata de cepillarse los dientes tres veces al día -o después de cada comida- para tener una buena higiene bucal. El instrumento para limpiar la boca y los hábitos en el baño también juega un papel muy importante a la hora de mantener una boca sana.

Hoy en nuestro blog, y siempre con el objeto de ayudarte a cuidar y mantener una salud dental perfecta, queremos compartir con vosotros estas cinco cosas a tener en cuenta acerca de tu cepillo de dientes, y que quizás no todo el mundo conoce:

Hogar de microorganismos

En la cavidad oral albergan cientos de distintos microorganismos que se pueden transferir al cepillo de dientes durante el uso. Algunos de ellos serían estafilococos, bacterias coliformes, pseudomonas, levadura, bacteria intestina y gérmenes fecales.

La mayoría de los cepillos se guardan en los baños, que hace que estén expuestos a microrganismos intestinales.

Del inodoro al cepillo

¿Puede la bacteria del inodoro saltar al cepillo?. Aunque parezca increíble, la respuesta es .

Esto sucede cuando la persona, después de ir al baño no se lava las manos antes de manipular el cepillo. Incluso, puede ocurrir si no se limpia bien las manos. Aunque la responsabilidad de tener unas cerdas libres de bacteria no reside sólo en el usuario. Puede haber estos microorganismos antes de comprarlos o de retirar el cepillo del empaque.

Lugar de descanso

La Asociación Estadounidense Dental recomienda que el cepillo no se guarde en un contenedor cerrado o que se cubra. Esto se debe a que un ambiente húmedo es más propenso para el crecimiento de microorganismos.

Los especialistas sugieren guardar los cepillos en forma vertical y -de ser posible- dejarlos secar hasta el siguiente uso.

Limpiar al que limpia

A fin de asegurar una buena limpieza bucal -y evitar que a la boca salten microorganismos de otras partes-, se recomienda enjuagar a fondo los cepillos con agua potable después del cepillado. Esto permitirá retirar todos los restos de pasta de dientes y de comida que queden atrapado entre las cerdas.

No obstante, los cepillos, por muy bien cuidados que estén, tienen un período de vida útil, que puede variar entre los tres y cuatro meses o cuando las cerdas se deshilachan.

Cuatro consejos

Con el objeto de evitar problemas de salud y mantener una buena higiene bucal:

  • Utilizar enjuague bucal antibacterial antes del cepillado.
  • Limpiarse la boca con regularidad (sobre todo si existen enfermedades periodontales).
  • Siempre lavarse las manos después de utilizar el inodoro y antes de agarrar el cepillo.
  • Jamás compartir el cepillo de dientes (aunque parezca una obviedad, es un error más común de lo que todos pensamos)

 

 

Malos hábitos que pueden dañar tus dientes

Malos hábitos que pueden dañar tus dientes

Existen muchos factores que actualmente puede dañar tus dientes, sin embargo, la mayoría de ellos pueden prevenirse y la principal manera de hacerlo es con una adecuada higiene bucal y hábitos sanos de alimentación.

En Doctores Jiménez, llevamos más de 30 años cuidándote y dándote consejos para que mantengas una salud e higiene bucal siempre perfecta. No dudes en contactarnos para cualquier duda, aclaración, o solicitud de cita previa.

Aunque hay pocas cosas más difíciles que cambiar de hábitos, debes proponerte modificar estas malas costumbres que estropean tus dientes:

1. Usar los dientes como herramienta.

Si acostumbras destapar las botellas de refresco con los dientes, estos pueden fracturarse y desgastarse. También se dañan si los usas para abrir los frascos de las medicinas y los envases de cartón o de papel.

2. Cortar con los dientes.

Aunque te parezca más fácil, no es recomendable que los uses para cortar hilos, diurex, plástico y otros materiales, debido al desgaste que sufren.

3. Morderse las uñas.

Además de no ser higiénico y hacer que tus dedos, de hecho, tus manos sufran heridas, este hábito aumenta las posibilidades de que padezcas bruxismo.

4. Comer gomitas dulces.

Las gomitas se pegan a los dientes, y el azúcar (y los ácidos que produce) permanecen en contacto con ellos por horas, causando daños en el esmalte de los dientes.

5. Masticar hielo.

Hacerlo frecuentemente o grandes cantidades puede fracturar los dientes o producirles rajaduras.

6. Comer patatas fritas.

El almidón que contienen se convierte en ácido, el cual puede atacar los dientes hasta por 20 minutos. Si las comes, trata de lavarte los dientes y usar hilo dental lo antes posible.

7. Morder lápices o bolígrafos.

Es igual que masticar hielo, puede fracturarte los dientes.

8. Fuerza excesiva.

Cepillarte los dientes con mucha fuerza o con un cepillo de cerdas duras, puede producir retracción de las encías y exceso de sensibilidad en ellas.

9. Cepillarte los dientes con movimientos horizontales.

Desgasta el esmalte de los dientes. Lo correcto es cepillarlos con movimientos circulares.

No olvides estos consejos y hacernos una visita regularmente. Te ayudaremos a mantener una buena salud bucal, y a sentirte san@ y saludable.

Relación entre los dolores espalda y los problemas bucodentales

Relación entre los dolores espalda y los problemas bucodentales

¿Sabías que el 30% de los dolores de espalda y cuello están provocados por problemas bucodentales? Las desviaciones de columna vertebral pueden tener su origen en una mala oclusión, que es la incorrecta posición de los dientes, o en las caries que emergen de una placa bacteriana, que tienen total accesibilidad al sistema circulatorio de nuestro cuerpo y, por lo tanto, a nuestros músculos.

Otro problema es la ausencia de piezas dentales no reemplazadas, que alteran el funcionamiento de nuestra mandíbula y del sistema digestivo.

¿Qué ocurre si descuidamos la salud dental y hacemos deporte?

Muchas de las lesiones que tenemos durante la práctica de ejercicio están relacionadas con la falta de un cuidado bucodental. Según la Academia de Odontólogos deportivos, fundada en 1983, los siguientes problemas que no derivan en un tratamiento específico pueden acarrear graves consecuencias para la salud.

  • La oclusión dental ocasiona problemas de equilibrio.
  • La mordida cruzada está relacionada con el dolor de espalda y cuello.
  • Las infecciones dentales son las responsables de los dolores musculares y las lesiones crónicas.
  • La caries derivan en problemas musculares.

Los dolores espalda y los problemas bucodentales

Los dolores espalda y los problemas bucodentales

Los dientes y los dolores musculares

En nuestra boca viven numerosas bacterias, que sin una higiene diaria pueden terminar siendo peligrosas. Éstas provocan las infecciones bucodentales y, al estar conectadas a la circulación sanguínea, los agentes infecciosos viajan por nuestro sistema hasta llegar a nuestros músculos y articulaciones.

Los síntomas más destacables son la pérdida de tono fibrilar, fatiga constante e inflamación articular, entre otros. Afortunadamente, en nuestra clínica trabajamos desde la prevención, y queremos compartir las siguientes recomendaciones básicas:

  • Mínimo realizar 2 revisiones al año en tu clínica de confianza.
  • Acudir a una revisión bucodental en caso de lesión.
  • Mantener una higiene dental diaria y cepillarse los dientes después de cada comida, especialmente antes de acostarse cuando la producción de bacterias es mayor. De este tema hablamos en nuestro anterior publicación sobre los Consejos para mantener unos dientes sanos.

Si aún sigues teniendo dudas sobre la relación entre los problemas dentales y musculares, no dudes en consultarnos en nuestro Centro Dental de Sevilla. Estaremos encantados de atenderte.

Logopeda y dentista

Logopeda y dentista

¿Sabes la relación existente en la figura del logopeda y dentista?  La Logopedia es la disciplina clínica que  tiene como misión encargarse de todos los problemas relacionados con el lenguaje, el habla, la comunicación, e incluso la respiración.

Las funciones desempeñadas por el logopeda  junto con el dentista, se dan cuando surgen problemas relacionados con la deglución,  masticación o respiración, donde se ven afectados  el arco dental  de nuestra dentadura y  es  por ello  que logopeda y dentista trabajan en equipo.

logopeda y dentista

Hábitos no saludables donde interactúan logopeda y dentista

El uso del chupete. El hecho de succionar  sin ingerir alimento provoca  un movimiento en los músculos de la cara, provocando  lo que es conocido como la mordida cruzada.

-Bruxismo. Es el conocido acto, cuando  apretamos los  dientes, emitiéndose un ruido característico llamado el “rechinar de los dientes”.  Además, provoca un desgaste de la dentadura por la presión ejercida, con frecuencia  producida bien durante el sueño, bien durante la vigilia.

Deglución infantil. Es  sufrida por muchos pequeños, causada  por la posición en la que posicionan la lengua al tragar, ya sea  desde muy pequeños con la lactancia materna o  por el uso del biberón.

Masticación unilateral.  Es el caso en el que los  niños al comenzar la etapa donde comienzan a masticar alimentos y empiezan a hacerlo por un solo lado de su mandíbula, provocando  un desequilibrio oclusal, que posteriormente desencadenará en problemas  de dolores de cabeza, cuello y espalda. Es por ello que  existe cierta relación entre los problemas de espalda y los problemas bucodentales.

logopeda y dentista

Los especialistas logopeda y dentista son el tándem perfecto para dar solución a aquellos problemas surgidos por la masticación, deglución, etc.  El logopeda es el experto que trabaja para una óptima colocación de la lengua, mientras que la función del dentista es conseguir posicionar perfectamente los dientes  con ayuda de las ortodoncias. Es importante conocer la relación existente entre estos profesionales, que en muchas ocasiones es desconocida cuando vamos a nuestro dentista y nos recomienda visitar a un logopeda.

En el Centro Dental Doctores Jiménez, somos expertos en odontología infantil por lo que nuestra responsabilidad social queda patente en la ayuda que ofrecemos a la Asociación Síndrome Down. Ofrecemos la confianza que tus hijos necesitan para que la visita al temido dentista, tome el cáliz adecuado para contar con la colaboración de los más pequeños. Por este motivo somos  el centro de referencia de muchos padres que confían la salud bucodental de sus hijos en nosotros.  Otro rasgo diferenciador de nuestro clínica es la incorporación al equipo de la figura del logopeda, para atender aquellos casos en los se requiera.

Si buscas logopeda y dentista , ven a Centro Dental Doctores Jiménez.

¡¡Te esperamos!!

Protección implantes dentales

Protección implantes dentales

Protección implantes dentales

Protección implantes dentales

En Centro Dental Doctores Jiménez la protección implantes dentales es una de nuestras especialidades. Si has sufrido una pérdida dental debido a una enfermedad, un traumatismo o un trastorno de crecimiento, acude a nuestra consulta y te ayudaremos.

¿ Sabías que más del 98% de los casos de implantes son de éxito  y que puedes conservarlos de por vida tras su perfecto mantenimiento?

Los implantes dentales son considerados un tratamiento de cirugía menor,  para remplazar la falta de piezas dentales naturales, por piezas personalizadas, diseñadas para cada cliente, con  el fin de devolverle a nuestros pacientes, la función de masticar y conseguir  estéticamente un aspecto de lo más natural.

Existen en el mercado muchos tipos de implantes, pero los considerados de extrema calidad son los que están hechos con titanio, por su dureza y bajo peso, comprobándose que es el material que más compatibilidad tiene el cuerpo humano.

Protección implantes dentales

Protección  implantes dentales para un buen mantenimiento

  • Inflamación. Para evitar la inflamación, una vez pasadas las 48-72 horas de rigor, podemos hacer uso de compresas frías para bajarla.
  • Ejercicio. Tras la  operación, no es recomendable realizar ejercicio físico, se corre el riesgo de sufrir hemorragias.
  • Enjuagues bucales. Durante las primeras 24 horas, evitar escupir. Tampoco es recomendable el uso de enjuagues bucales, para favorecer la correcta cicatrización.
  • Alimentos.  Una vez pasados los efectos de la anestesia , se puede proceder a la ingesta de alimentos blandos y  fáciles de masticar evitando  las altas y bajas temperaturas de las comidas.
  • Higiene bucal. Tras pasar el primer día de la operación, cuidar la herida mediante una adecuada higiene bucal, mediante enjugues bucales ¡Ojo, no al cepillo de dientes!
  • Automedicación.  La medicación tanto para combatir la inflamación como el dolor debe estar prescrita por el doctor.  Recomendaciones de la no automedicación.
  • Tabaco. Ten en cuenta que el humo del tabaco no favorece la cicatrización de la herida. Evita fumar para favorecer el éxito del implante.
  • Alcohol.  Recomendable el consumo de mucho líquido evitando el alcohol. ¡Recuerda mejor bebidas frías!
  • Revisiones periódicas. Es fundamental seguir las indicaciones del cirujano que haya intervenido en la operación. Normalmente  las revisiones suelen realizarse cada 6 meses.

Protección implantes dentales

Una debida protección implantes dentales ayuda a detectar  a tiempo  y prevenir cualquier problema sin poner en riesgo tus implantes.

Si quieres mejorar tu calidad  bucal y mejorar tu aspecto físico, no lo dudes y ven a Centro Dental Doctores Jiménez y nuestro equipo de profesionales te asesorarán en relación a tus necesidades.

¡Haznos una visita!