Consejos para tener unos dientes blancos

Consejos para tener unos dientes blancos

Nos ayudan a masticar, hablar y sonreír, pero si no los cuidamos bien, pueden arruinar nuestro rostro. Aquí te decimos cómo mantenerlos saludables y relucientes como perlas.

Evita los manchadores de dientes

Si sueles beber vino tinto, café o té negro y fumar, ni en sueños esperes tener dientes blancos. Otros culpables de manchar la dentadura son los refrescos de cola, algunas salsas y los jugos oscuros. En pocas palabras, si te metes en la boca algo que manche los dientes, lo más probable es que eso ocurra. Cepíllate inmediatamente después de comer o beber alimentos de color oscuro, y usa un buen blanqueador dental casero o acude al dentista. Comer una manzana al día también ayuda a limpiar los dientes.

Cambia tu cepillo de dientes…

…o la cabeza del cepillo de dientes eléctrico al menos cada dos o tres meses; de lo contrario, lo único que lograrás es transferir bacterias a tu boca. Según el doctor Harold Katz, dentista de California, la mejor manera de lavarse los dientes es colocar el cepillo en un ángulo de 45 grados contra las encías y frotar despacio con movimientos circulares, en vez de movimientos de vaivén. Sujeta el cepillo como si fuera un lápiz para no aplicar demasiada fuerza al frotar las cerdas contra los dientes.

Limpia tu lengua

Utiliza un raspador de lengua todas las mañanas para remover la placa bacteriana que se forma en ella durante la noche. Una de las principales causas del mal aliento es la acumulación de bacterias en la lengua, que el raspado diario ayuda a eliminar. Además, el uso del raspador es más eficaz que frotarse la lengua con el cepillo de dientes.

Come alimentos “detergente”

Los alimentos de consistencia firme o crujiente ayudan a limpiar la dentadura mientras se mastican. Ya mencionamos las manzanas (algunos dentistas las llaman los cepillos de dientes de la naturaleza); otras buenas opciones son las zanahorias crudas, el apio y las palomitas de maíz. Para obtener los mejores resultados, procura dejar los alimentos “detergente” al final de la comida si no podrás cepillarte los dientes inmediatamente después de haber comido.

Mantén fresco tu aliento

¿Vas a comprar un enjuague bucal? Asegúrate de que no contenga alcohol. La mayoría de los enjuagues de venta libre contienen demasiado alcohol, el cual reseca las membranas de la boca y las hace más vulnerables a las bacterias.

Aprende a usar el hilo dental con los ojos cerrados

Si aprendes a usar el hilo sin tener que guiarte con un espejo, podrás usarlo también dentro del auto, en la oficina y antes de alguna cita o reunión importante. Compra varios dispensadores de hilo dental, y repártelos entre el coche, el cajón del escritorio y tu bolso o portafolio.

Cepíllate los dientes al levantarte de la cama y antes de acostarte

Son los dos momentos cruciales del día. La explicación es que la saliva —que protege los dientes de la placa bacteriana causante de caries— se seca durante la noche, así que lo mejor es eliminar la placa antes de ir a la cama. También es importante que te cepilles a primera hora de la mañana para remover la placa de bacterias (¡y el mal aliento!) que pudiera haberse acumulado en tu boca mientras dormías.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





Por qué nos salen manchas en los dientes

Por qué nos salen manchas en los dientes

Una de las causas que hacen que muchas personas no se sientan cómodas con su sonrisa son las manchas en los dientes. Estas pueden aparecer por distintas razones, pueden ser de distintos colores y debemos ser conscientes de que podemos tratarlas tanto en casa como en la consulta del dentista para hacer que desaparezcan y así presumir de sonrisa sin ningún tipo de vergüenza. A continuación te explicamos a qué se deben las distintas manchas que aparecen en los dientes y cómo podemos tratarlas.

Qué tipos de manchas existen y por qué aparecen

Las manchas en los dientes pueden ser de distintos colores (blancas, marrones y amarillas) y entre sus causas podemos encontrar diferentes factores, aunque todas tienen en común que causan un mal efecto estético en nuestra sonrisa. Las más comunes suelen ser las manchas amarillas.

Manchas amarillas

Las manchas amarillas en los dientes aparecen debido a un deterioro del esmalte, la capa más superficial del diente y que actúa como protección del mismo. Estas manchas amarillas suelen aparecer acompañadas, además, de los bordes del diente o dientes afectados ligeramente translúcidos, y ocasionan una mayor sensibilidad al frío, al calor y pueden llegar a doler al ingerir alimentos dulces.

Las causas de las manchas amarillas en los dientes pueden ser diversas, aunque las más frecuentes son la acción de sustancias o alimentos ácidos (como los cítricos, el vinagre, los jugos gástricos o agentes blanqueantes), el bruxismo o rechinar de dientes, sobre todo durante la noche, o un cepillado de dientes muy agresivo.

Manchas marrones

Las manchas marrones en los dientes suelen estar asociadas al consumo excesivo de algunas sustancias como el tabaco, el café o el alcohol. Algunas de estas sustancias, como el café, contienen algunos colorantes que pueden afectar a los dientes, pero además pueden alterar el equilibrio de la flora bacteriana de los dientes y favorecen la formación de placas de sarro. ¿Alguna vez has notado líneas marrones a la altura de las encías? Estas son sarro que promueven la formación de caries en las distintas piezas dentales y la aparición de otras enfermedades bucales.

Manchas blancas

Las manchas blancas en los dientes aparecen en zonas aisladas como fruto de una descalcificación de esa zona en el esmalte dental. Es importante que las localicemos ya que suelen ser el anuncio de la aparición de caries en un futuro. Pueden aparecer también cuando llevamos aparatos dentales, como por ejemplo los brackets, y no mantenemos una higiene bucal adecuada: en este caso las manchas aparecen cuando se retiran los aparatos y es necesario tratar esas caries que comenzarían a formarse entonces.

Otra de las causas de la aparición de manchas blancas en los dientes puede ser la presencia de algún problema mientras se está formando la dentadura definitiva: en este caso la única solución para hacer que no se vean son las carillas dentales.

Cómo prevenir su aparición

Para evitar que las manchas de cualquier tipo aparezcan en los dientes, lo mejor que podemos hacer es mantener una higiene dental adecuada: lavarnos los dientes después de cada comida, utilizar un colutorio dental e hilo dental para acabar con todas las impurezas y realizarnos también una limpieza en el dentista cada cierto tiempo es importante para mantener nuestra dentadura en perfecto estado. Además, es importante que acostumbremos a los niños desde temprana edad a cuidar su dentadura para evitar posibles problemas.

Tratamiento profesional en el dentista

Ya en la consulta del dentista podemos recurrir a una limpieza dental profesional: este tipo de limpieza termina con las manchas superficiales de los dientes, es indolora y se realiza en una sola sesión. Es un método sencillo para mejorar la coloración natural de los dientes.

Tanto para manchas superficiales como intrínsecas también podemos recurrir al blanqueamiento dental en la consulta del dentista. El tipo de blanqueamiento que se realiza en la consulta del dentista es la fotoactivación con la que se consigue un aclarado de hasta 8 tonos en una sesión de 45 minutos.

Las carillas dentales son otro de los métodos que podemos utilizar para conseguir una sonrisa más blanca y reluciente: estas son unas láminas de porcelana que se colocan por delante de nuestras piezas dentales y que se utiliza en caso de que existan manchas intrínsecas y difíciles de eliminar.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required