Consejos básicos para conseguir unas encías sanas en los niños

Consejos básicos para conseguir unas encías sanas en los niños

Mantener unas encías sanas y fuertes desde la infancia es imprescindible para asegurar la buena salud e higiene dental de los más pequeños. Hoy os dejamos con 10 consejos básicos para lograr esta proeza:

1. Aprende a explorar las encías de tus hijos: una boca sana comprende la parte blanca: los dientes, y la parte rosa: las encías y mucosa

2. Ten siempre presente que la prevención de las enfermedades periodontales del niño repercutirán sobre su salud odontológica y general cuando sea adulto

3. Si al salir los dientes temporales, tu hijo sufre malestar, no utilices productos con lidocaína o benzocaína, para aliviarles utiliza métodos tradicionales como mordedores

4. Una encía sana es de color rosa, firme y adherida a los dientes; una encía que ha cambiado su color (ha oscurecido), pierde su consistencia (movilidad dental) y sangra es una encía enferma

5. El cepillado es la clave de la prevención; convierte ese momento, en un momento de juego y diversión con tus hijos

6. Cepíllale los dientes, al menos, dos veces al día

7. Utiliza reveladores de placa que te permita valorar cómo le estás cepillando los dientes a tu hijo, y como lo está haciendo él

8. No olvides observar a tu hijo en busca de hábitos que puedan tener repercusiones en su boca y en su encía como dañarse mordiendo bolígrafos o juguetes

9. Si padeces periodontitis (enfermedad de las encías) es conveniente que tu hijo entre en un programa preventivo, la periodontitis se contagia de padres a hijos por medio de la saliva

10. Las visitas periódicas a tu dentista y periodoncista te ayudarán a mantener la salud de las encías de tus hijos.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required





Consejos para unas encías sanas y saludables

Consejos para unas encías sanas y saludables

¿Te sangran las encías durante el cepillado? Probablemente es señal de que algo no va bien en tu salud bucodental. Cuidar las encías adiario es clave para prevenir el desarollo de las enfermedades periodontales. Pero, ¿Cómo mantener unas encías más sanas?

Mantener las encías sanas es clave para evitar las enfermedades periodontales: gingivitis y periodontitis. Estas patologías provocan la inflamación y el sangrado de las encías y en los casos más graves pueden suponer la pérdida del diente. En la mayoría de casos el origen de estas complicaciones se encuentra en la acumulación de placa bacteriana por una higiene oral deficiente. Así, evitar su desarrollo se basa en realizar una buena prevención.

Existen diversas pautas a seguir para mantener unas encías sanas día a día:

Escoger bien los productos de higiene

En la actualidad existe mucha variedad de productos de higiene bucodental. Decidirse por uno a menudo es difícil y no siempre escogemos los productos más indicados para nuestra sonrisa. Un truco para tomar la decisión correcta es prestar atención a nuestra salud bucodental: no es lo mismo tener los dientes sensibles que las encías inflamadas por gingivitis. En todos los casos se recomienda que los productos incorporen flúor. Este mineral ayuda a fortalecer el esmalte y lo protege del desarrollo de patologías como la caries dental. Si tienes cualquier duda sobre los productos de higiene, lo mejor es consultarlo con el dentista de confianza.

Mantener una buena alimentación

Una alimentación adecuada ayuda a cuidar las encías. Se recomienda incorporar alimentos ricos en vitamina C, así como evitar alimentos excesivamente azucarados y los ácidos. Este tipo de alimentos erosionan el esmalte y las encías y además favorecen el desarrollo de caries dental. Para mantener las encías sanas también se recomienda evitar el hábito de picar entre horas.Los alimentos más consumidos en este tipo de hábitos son los azucarados, como por ejemplo galletas o pastas. Si no puedes evitar picar entre horas, es mejor sustituir este tipo de alimentos por otros más saludables, como una pieza de fruta.

Rutina de higiene bucodental

Muchos casos de gingivitis y periodontitis se pueden evitar con una prevención basada en una buena rutina de higiene bucodental. De hecho, durante la rutina de higiene se pueden detectar de forma precoz los principales síntomas de estas patologías: inflamación, sangrado… Por ello es esencial lavarse los dientes después de cada comida. Para conseguir una limpieza gingival más profunda es recomendable potenciar la higiene interproximal, mediante técnicas como el hilo dental y el enjuague bucal.