Blancorexia: obsesión irracional por tener unos dientes blancos

Blancorexia: obsesión irracional por tener unos dientes blancos

Antes de comenzar con el post… te aconsejamos que eches un vistazo a nuestra intervención en las Noticias de Canal Sur Televisión pulsando aquíPodrás encontrar nuestra intervención, justo a partir del minuto 24.

Y puestos ya en antecedentes, vamos con el post de la semana….

Los dentistas nos mostramos preocupados por el aumento de casos de blancorexia que es la obsesión por tener los dietes blancos y esto es altamente perjudicial para la salud oral.

La blancorexia puede suponer que gente que la sufra se ponga en manos de personas “no cualificadas” para realizar dichos tratamientos y no hacerlo con la supervisión necesaria.

Ante esta emergente moda, el mercado ha puesto a disposición de los ciudadanos numerosos centros y productos de blanqueamiento que no cuentan con la supervisión de un profesional cualificado.

Un tratamiento de blanqueamiento dental requiere la utilización de productos químicos que sin un uso adecuado pueden ser perjudiciales.

El abuso de las sustancias blanqueantes pueden llevar a irritaciones en las encíaspérdida del esmaltecambios de sabor en la lengua, necrosis pulpar y como consecuencia la pérdida del diente.

Únicamente los dentistas pueden garantizar un tratamiento adecuado para cada paciente, cuando es conveniente realizarlo y cuánto tiempo debe pasar entre tratamiento y tratamiento.

Porque el color natural de los dientes no es blanco totalmente, sino que es lo más cercano a un marfil y está asociado a la génetica.

Para evitar tener que recurrir habitualmente al blaqueamiento dental, los dentistas recomendamos evitar el tabaco, el café, las bebidas carbonatadas, el vino, y determinadas salsas.

En cualquier caso recomendamos un blanqueamiento dental bajo control profesional.

Y recordad, por favor….

Únicamente los dentistas pueden garantizar un tratamiento adecuado para cada paciente, cuando es conveniente realizarlo y cuánto tiempo debe pasar entre tratamiento y tratamiento

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required




 

Consejos para tener unos dientes blancos

Consejos para tener unos dientes blancos

Nos ayudan a masticar, hablar y sonreír, pero si no los cuidamos bien, pueden arruinar nuestro rostro. Aquí te decimos cómo mantenerlos saludables y relucientes como perlas.

Evita los manchadores de dientes

Si sueles beber vino tinto, café o té negro y fumar, ni en sueños esperes tener dientes blancos. Otros culpables de manchar la dentadura son los refrescos de cola, algunas salsas y los jugos oscuros. En pocas palabras, si te metes en la boca algo que manche los dientes, lo más probable es que eso ocurra. Cepíllate inmediatamente después de comer o beber alimentos de color oscuro, y usa un buen blanqueador dental casero o acude al dentista. Comer una manzana al día también ayuda a limpiar los dientes.

Cambia tu cepillo de dientes…

…o la cabeza del cepillo de dientes eléctrico al menos cada dos o tres meses; de lo contrario, lo único que lograrás es transferir bacterias a tu boca. Según el doctor Harold Katz, dentista de California, la mejor manera de lavarse los dientes es colocar el cepillo en un ángulo de 45 grados contra las encías y frotar despacio con movimientos circulares, en vez de movimientos de vaivén. Sujeta el cepillo como si fuera un lápiz para no aplicar demasiada fuerza al frotar las cerdas contra los dientes.

Limpia tu lengua

Utiliza un raspador de lengua todas las mañanas para remover la placa bacteriana que se forma en ella durante la noche. Una de las principales causas del mal aliento es la acumulación de bacterias en la lengua, que el raspado diario ayuda a eliminar. Además, el uso del raspador es más eficaz que frotarse la lengua con el cepillo de dientes.

Come alimentos “detergente”

Los alimentos de consistencia firme o crujiente ayudan a limpiar la dentadura mientras se mastican. Ya mencionamos las manzanas (algunos dentistas las llaman los cepillos de dientes de la naturaleza); otras buenas opciones son las zanahorias crudas, el apio y las palomitas de maíz. Para obtener los mejores resultados, procura dejar los alimentos “detergente” al final de la comida si no podrás cepillarte los dientes inmediatamente después de haber comido.

Mantén fresco tu aliento

¿Vas a comprar un enjuague bucal? Asegúrate de que no contenga alcohol. La mayoría de los enjuagues de venta libre contienen demasiado alcohol, el cual reseca las membranas de la boca y las hace más vulnerables a las bacterias.

Aprende a usar el hilo dental con los ojos cerrados

Si aprendes a usar el hilo sin tener que guiarte con un espejo, podrás usarlo también dentro del auto, en la oficina y antes de alguna cita o reunión importante. Compra varios dispensadores de hilo dental, y repártelos entre el coche, el cajón del escritorio y tu bolso o portafolio.

Cepíllate los dientes al levantarte de la cama y antes de acostarte

Son los dos momentos cruciales del día. La explicación es que la saliva —que protege los dientes de la placa bacteriana causante de caries— se seca durante la noche, así que lo mejor es eliminar la placa antes de ir a la cama. También es importante que te cepilles a primera hora de la mañana para remover la placa de bacterias (¡y el mal aliento!) que pudiera haberse acumulado en tu boca mientras dormías.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required