Las muelas del juicio y sus mitos

Las muelas del juicio y sus mitos

Los terceros molares suelen aparecer alrededor de los 18 años, cuando se supone que la persona ha alcanzado cierta madurez. Por eso se llaman muelas del juicio. Pero lo que creemos saber sobre ellas no siempre se ajusta a la realidad.

Los terceros molares, también denominados cordales o muelas del juicio son motivo de desvelos en un buen número de casos. De hecho, constituyen uno de los problemas de salud bucodental más frecuentes en los adultos. Sin embargo, a otras personas estas piezas dentales les salen sin causar ningún problema. Por último, hay un tercer grupo en el que nunca llegan a erupcionar.

Hoy vamos a hablar sobre algunos mitos al respecto de las muelas del juicio que seguro, alguna vez se te han pasado por la mente:

La mayoría tiene cuatro, pero no siempre

La especialista añade que, con la masticación, los dientes se van desgastando tanto por la parte por la que masticamos como por la que se halla entre los dientes.

Las muelas del juicio, al igual que el resto de los dientes, van avanzando para cubrir ese desgaste. Es un rasgo evolutivo ir perdiendo poco a poco las muelas del juicio, puesto que actualmente los huesos maxilares son más pequeños y el desgaste que hacemos con la alimentación no requiere que tengamos que utilizar también esa muela.

No existe un patrón a la hora de extraerlas

Si una muela del juicio se queda dentro del hueso, no da problemas, no necesita tratamiento, no se requiere ninguna prótesis ni hay nada que vaya a molestar en la zona, no es recomendable extraerla.

Para sacar las muelas del juicio en ocasiones hay que quitar hueso y requiere un postoperatorio. No es complicado pero sí un poco molesto.

Solicita tu 1ª Visita Gratuita

* indicates required